HEDY LAMARR

 

Hedy estuvo considerada como una de las actrices más bellas de toda su generación. Admirando su rostro de rasgos perfectos ,incluso llegaron a plantear la posibilidad de que fuera una de las mujeres más bellas del planeta ;curiosamente ella siempre consideró su belleza una carga; se sentía estúpida cuando era halagada continuamente por su físico, ya que según ella misma pensaba “no se había esforzado en ningún momento para conseguir ser tan hermosa, era algo que le venía dado”.Trás esa glamourosa y tentadora imágen se escondía una mujer con una mente privilegiada, que la llevó a ser la inventora de un dispositivo llamado ” sistema de comunicación secreta” que transformó el panorama tecnológico del mundo durante todo el siglo pasado y parte del presente.

 

 

Hedy nació en Viena en el año 1914. Siendo una  ñiña ya comenzó a manifestar su gran inteligencia, por lo que sus progenitores decidieron que una educación privada sería lo mejor para la pequeña; la jóven se decantó por la ingenieria, y aprendió a hablar y escribir perfectamente tres idiomas dando muestra así de su gran intelecto.

Nada hacía presagiar que una jóven con un talento innato para la ciencia, se sentíría atraída por el mundo del espectáculo, en este caso del cine.Con tan sólo 21 años protagonizaría la película “Extasis”, que le trajo a partes iguales la fama tan ansiada, y el desprecio de la mismísima Iglesia que la censuró por pecaminosa y provocadora, ya que la bella Hedy aparecía totalmente desnuda en la cinta , y fingiendo un orgasmo con el que desempeñaba el papel de amante en la película.

 

Su fama llegó entonces hasta Hollywood, pero Hedy que por entonces estaba casada, su matrimonio  fue fruto de un acuerdo resuelto por sus padres, con un nazi llamado Fritz Mandl, fue presa de un cautiverio por parte de su rígido esposo, que la mantuvo alejada del mundo de la farándula durante cuatro años; cautiverio quizá no sea la palabra adecuada par describir la soledad y el horror que sintió la pobre Hedy al verse secuestrada con la única compañía de una asistenta, y sin posibilidad de contactar con el exterior; Hedy aprovechó este cautiverio para estudiar telecomunicaciones y sacar información a muchos de los nazis, amigos de su marido, que asistían a las fiestas privadas que éste organizaba.

En el año 1937 decidió aventurarse y escapó, tras drogar a su asistenta, poniendo tierra de por medio y trasladándose a Los Angeles donde la recibió el magnate del cine Louis B. Mayer, que fue el que le procuró contactos para comenzar su nueva carrera cinematográfica en el cine americano.

Comenzó así una carrera en la que trabajó con los más reconocidos intérpretes de la época; Judy Garland, Charles Boyer, Clark Gable, Spencer Tracy, Robert Taylor fueron algunos de los fabulosos actores con los que compartió créditos, aunque su talento como catriz jamás fue reconocido, ya que su belleza era más fuerte que su talento para la escena, lo cierto es que dejó para la posteridad buenos títulos como “Argel”,”Las chicas de Ziegfeld”, “Encrucijada”, “Esta mujer es mía”,”Cenizas de amor”,”La extraña mujer”, o “Sanson y Dalila” entre otras ya que protagonizó casi treinta títulos a lo largo de su carrera en Hollywood.

 

 

 

CONTINUARÁ

Una respuesta

  1. Unos labios maravillosos.

    3 junio, 2012 en 19:27

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 63 seguidores