JOAN FONTAINE



Joan Fontaine heredó de su madre la pasión por la escena, ya que su progenitora desempeñó con talento la profesión de actriz hasta que se casó con un prestigioso abogado, y dio a luz a sus dos hijas Olivia y Joan. Su hermana, la famosa actriz Olivia de Havilland,  también desarrolló con acierto su carrera artística y acumuló premios de cine por sus estupendas interpretaciones. No tuvo nada que envidiar Joan, en cuanto a talento,a su hermana Olivia, pues su carrera cinematográfica fue muy estimable, y estuvo plagada de grandes interpretaciones y de grandes e inolvidables personajes, a los cuales dio vida de manera sublime.

 

 

Nació en Tokio en el año 1917 un año más tarde que su hermana Olivia, pero tras la separación de sus padres viajó junto su hermana y su madre a California.

Nada hacia presagiar que estas dos bonitas hermanas, cuya diferencia de edad era mínima, iban a desarrollar a lo largo de su vida una relación entre ellas de amor odio, que las llevaría a pronunciarse en público de manera hiriente y despectiva. Aunque cierto es que ya  dieron muestra de su mala relación siendo tan sólo unas niñas.

Nadie se explicaba como dos hermanas que podían haber sido, por motivos obvios, las mejores amigas del mundo, pudieron llegar a despreciarse de esta manera, pero lo cierto es que si bien Olivia siempre pensó que ella era mucho más bella que su hermana, la envidia hacia la gran capacidad intelectual, la seguridad y el aplomo que desde bien pequeña demostró tener Joan, siempre la perturbó.


Su hermana Olivia comenzó en esto del cine antes que ella, aunque no mucho después Joan  comenzaría también su paseo por el séptimo arte, más concretamente al regresar de Japón, donde estuvo con su padre hasta la edad de 15 años.

Su hermana utilizó el apellido paterno para su nombre artístico y Joan optó por el apellido que utilizaba su madre cuando aún era actriz.


Joan debutó con “Call it A Day”(1935),  e inmediatamente firmó un contrato con la RKO.  Su primera interpretación  con estos estudios, se produjo con una película llamada “Señorita en desgracia” (1937), junto al gran Fred Astaire.


Seguidamente apareció en pequeños papeles, aunque siempre lo hizo en buenas películas, como en “Olivia” (1937), junto a Katherina Hepburn, o en una deliciosa comedia dirigída por George Cukor llamada “Mujeres”(1939) , en la que llegó a compartir créditos con estrellas como Joan Crawford, Norma Shearer, o Mary Boland.

Así, fue pasando el tiempo sin apenas ninguna relevancia como actriz, expirando incluso su contrato con la RKO.


Pero la suerte llamó a su puerta, cuando en una cena a la que fue invitada, tuvo la ocasión de conocer a un famosísimo productor de Hollywood , que habló con ella sobre un proyecto que tenía entre manos, y en el que pensaba podría encajar perfectamente citándola para unas audiciones.


Este proyecto fue el que la lanzó directamente al estrellato , y aunque ella no pudiera ni imaginarlo, la que la haría eterna en el mundo del cine.


Pasó todas las audiciones, compitiendo con cientos de artistas, y al final logró conseguir el papel de la delicada, bondadosa y temerosa “Rebeca”.


Debutó bajo las ordenes de Alfred Hitchcock, y tuvo tal repercusión que incluso fue candidata al Oscar como mejor actriz protagonista.



Un año después, de nuevo trabajó bajo la firma del maestro Hitchcock,en un film llamado “Sospecha”(1941), junto al ya famosísimo Cary Grant, siendo con este papel con el que conseguiría el Oscar a la mejor actriz.



A partir de estos dos grandísimos éxitos, su carrera se disparó, y los años 40 fueron muy sustanciosos profesionalmente  ,protagonizando títulos muy notorios como “La ninfa constante”(1943),“Alma Rebelde” “Abismos”(1947), o “Carta de una desconocida”(1948) éste último está considerado por numerosos críticos como uno de los mejores melodramas románticos que ha dado el séptimo arte .

 

 

A partir de los años 50, su participación en el cine fue decreciendo, pero aún así participó en películas muy notables como “Ivanhoe” (1952) ,  “Mujeres culpables”(1957), o “Una isla al sol”(1957), o la inolvidable .


Respecto a su vida privada, hay que decir que la relación con su hermana seguía siendo nefasta, y que aprovechaban cualquier oportunidad en público para demostrarlo, haciéndose desprecios mutuos.

 

En el año 1954 interpretó en Broadway, junto a Anthony Perkins, una obra llamada “Tea and Sympathy”,por la que tuvo inmejorables críticas.
En los años 60 fue en el teatro donde desarrolló su carrera profesional, interpretando obras como “Private Lives” o “Cactus Flowers”. 
Su última película fue “The Witches”(1966), que ella misma produjo.

Los años 70 los dedicó más a la televisión interpretando una telenovela “Ryan’s Hope”(1980) que fue candidata a un Emmy.


Sus últimos años de vida los pasó tranquila  en el pueblo de Carmel ,donde también vive por cierto Doris Day, haciendo alguna que otra aparición televisiva, tal y como hizo en el año 1994 para protagonizar la adaptación de un cuento de un programa para niños.
Las hermanas dejaron de relacionarse en el año 1975, y parece que ser que ni la sombra de la enfermedad, de la vejez ni de la muerte ha sido lo suficientemente importante, para que ambas volvieran a unirse.

Joan Fontaine murió el 16 de Diciembre del 2013.



Una respuesta

  1. Holaaa! he entrado aquí de casualidad, precisamente buscando imágenes de este bellezón de mujer del cine clásico, para transformala a mi Epoca Dorada y plasmarla en mi word press…Curiosa la historia de su vida…conocía poco de ella, la verdad.

    Bueno, te dejo un saludito y mis besitos dorados. Feliz día.

    19 enero, 2011 en 10:40

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s