LUPE VELEZ

Lupe casi era una niña, cuando comenzó su exitosa carrera en Hollywood . A los 17 años cuando llegó a la ciudad de los sueños, era una bella jovencita ,con muchas ilusiones,y por encima de todo con mucho afán de triunfar en el cine. Consiguió hacer realidad muchas de sus aspiraciones ,pues logró convertise de la noche a la mañana en una gran estrella, gracias a su belleza, y a un público que admiraba su gran personalidad. Su  fuerte carácter,  la llevó a tener una vida sentimental tormentosa, de la que por cierto,se hacían eco constantemente ,las revistas de la época.

Lo cierto es que un tiempo después de que llegara a Hollywood, poco quedaba de aquella jovencita humilde e ilusionada; a Lupe convertirse en diva le pasó una costosa factura… su propia vida.

María Guadalupe Villalobos Vélez, nació en San Luis Potosí, un 18 de Julio de 1908. Era hija de un general de la Revolución llamado Jacobo Villalobos, y una cantante de ópera llamada Josefina Vélez.

Con tan sólo 13 años, sus padres la enviaron a estudiar a un convento situado en la localidad de San Antonio (Texas), de donde salió algún tiempo después para ayudar a sus padres económicamente, trabajando de dependienta en una tienda.

Lupe compaginaba su trabajo con clases de baile, en las que podía manifestar su talento artístico, produciéndose su debut como bailarina en el año 1924 en el Teatro Nacional de México.  Gracias a su gran expresividad, a su dinamismo y a su jovialidad, fue prontamente descubierta, por el mismo productor que años antes lo había hecho con Oliver Hardy y Stan Laurel (El gordo y el flaco). De ésta manera Lupe, pudo comenzar su paseo por Hollywood. Sus primeras apariciones se sitúan en cortos ,en los que apareció junto a éstos evocados cómicos.


Su primer papel relevante se produjo con un film llamado “El Gaucho”(1927), junto al galán Douglas Fairbanks. La película fue pensada exclusivamente para lucir a tan demandado galán, pero la sorpresa se produjo, cuando el público también quedó prendado de la belleza, y buen hacer de Lupe Vélez. Así su primera incursión en el cine, podríamos denominar serio, fue todo un éxito y la crítica alabó el trabajo de la actriz de forma muy provechosa; con una sóla película quedó confirmada su categoría de estrella.

Un año después ,Lupe ya fue galardonada con el premio WAMPAS Baby Star, el cual era concedido anualmente a trece jóvenes actrices, por tener un panorama cinematográfico muy prometedor.

En el año 1929 protagonizó un film llamado “El cazador de tigres”, junto a Lon Chaney, y tan sólo una año después apareció en “The Storm”, una película dirigída por William Willer, que fue uno de los directores más prolíficos y admirados del cine estadounidense.

Participó en  un western que se llamó “El prófugo”(1931), donde trabajó bajó la firma del exitoso Cecil B. DeMille , actuando un año despúés en una comedia llamada “American Bluff”(1932).

Con la llegada del cine sonoro ,Lupe también protagonizó títulos  de calidad, que fueron engrosando su imagen de estrella, pero aproximadamente a mitad de los años 30, Lupe decidió cambiar Hollywood por Broadway, donde participó en varios musicales.

En el año 1938 fue demandada desde México para rodar “La Zandunga”, al lado de Arturo Córdova. En el año 1943 daría vida a una cortesana en la película “Naná”, basada en la obra de Émile Zóla. Estos proyectos contribuyeron a agrandar su imagen también en su tierra natal.


Su carrera fue prolífica e importante, pero desde un principio, se le asignaron papeles que no pasaban de mostrar una imagen de mujer apasionada, bella y ardiente. Éste hecho fue preocupando con el paso de los años a Lupe, pues la belleza era efímera, y muchas veces se atormentaba pensando que sería de ella, cuando ésta desapareciera.

Lupe intentó desesperadamente ser feliz, en su vida privada, y aunque oportunidades de hacerlo, no le faltaron, su carácter rebelde e irascible siempre acabó destrozando las relaciones.Por cierto , debido a su peculiar carácter Lupe también llegó a ser conocida con el mote de “La Chinampina Mexicana”, que viene a ser algo sí como la explosiva mexicana.

Parece ser que anduvo locamente enamorada de Gary Cooper, con el mantuvo un idilio de dos años.El romance terminó ,por que las peleas entre ambos, eran tan sonadas, que incluso los estudios para los que trabajaba Gary en aquellos tiempos, decidieron mandarlo por un tiempo a Europa ,ya que no podían permitir que la carrera del actor se viera perjudicada seriamente por tales escándalos.Gary influenciado por los estudios de cine, y también por su madre, que llegó a tomar cartas en el asunto, decidió abandonarla, dejando a Lupe profundamente dolida.

Más tarde conocería a Johnny Weismuller, el Tarzán más famoso de toda la historia del cine, con el que se casaría en el año 1933. Seguramente para Lupe, ésta sería una de las relaciones más importantes de su vida, ya que compartieron seis años juntos.

Johnny inmediatamente quedó prendado de tan vehemente mexicana, y mucha gente pensó que él se encargaría de domar a tan fiera mujer…..  pero se equivocaron completamente en sus teorías. Aunque Johnny fue unos de los hombres que más la quiso, Lupe convertía la cotidianidad en un infierno; muchos fueron los que presenciaron sus enormes enfados, y sin duda alguna era Lupe la que manisfestaba su contrariedad con más violencia. El la amaba incondicionalmente,  pero Hollywood había convertido a Lupe en una niña malcriada y egoísta, que siempre tenía que conseguir sus propósitos…y es que la fama se apoderó de Lupe quizás con demasiada prontitud.

Las continuas peleas de la pareja, que en los tiempos finales de la relación se producían incluso en público, desembocaron en  divorcio seis años después.


Éste hecho no fue ni mucho menos determinante para que Lupe se planteara un giro radical en su vida, y continuó jugando al juego del amor con numerosos amantes, que terminaban abandonandola hastíados de su peculiar carácter. Su vida pasó a formar parte de la prensa rosa de la época, donde se contaban con pelos y señales, sus amores y desamores. Ésta situación perjudicó seriamente su popularidad, y  su fama se resintió gravemente. Hollywood y el público, fueron olvidando a Lupe, y posaron sus ojos en nuevas caras, de actrices jóvenes y maravillosas.

Su último amor, fue un actor austriaco llamado Harald Ramond. Lupe quedó embaraza, y le propuso matrimonio, pero ante la negativa de éste la actriz entró en una enorme depresión de la que no pudo salir. Sola, y lejos ya de la fama que en su día tuvo, Lupe decidió protagonizar su último papel. Un papel dirigído por ella misma, en la que sería la protagonista absoluta….preparó su propia muerte con una precisión estremecedora. Su última noche quiso que fuera especial, por lo que invitó a dos de sus mejores amigas a que pasaran la velada con ella; cenaron, charlaron, rieron, consumieron grandes cantidades de alcohol y acabaron la noche alegremente. Cuando Lupe regresó a su casa, ya lo tenía todo preparado; había decorado su habitación con incontables velas encendidas, y cientos de ramos de flores. Se maquilló, se desnudó y se tendió sobre la cama, rodeada de petalos de flores; su muerte tenía que ser ante todo , una muerte de estrella…de diva…algo que jamás la gente olvidara. Se tomó un frasco entero de pastillas, y esperó a que se produjera el óbito.Pero…¡pobre Lupe!, al momento se dió cuenta de que las cosas no iban a salir como ella había imaginado. Comenzó a sentir nauseas, debido a la cantidad de alcohol y alimentos ingeridos en la cena, y dando algún que otro traspiés, consiguió llegar al cuarto de baño, donde resbaló debido a su estado, golpeandose la cabeza contra el inodoro. Allí acabó su vida; al día siguiente la encontró su criada , con la cabeza introducida dentro de la taza , y desfigurada por el golpe.

Se que puede parecer altamente morbosa la manera de describir su suicidio, pero si lo he hecho así, unicamente es para demostrar, lo difícil que puede ser a veces, convertirse en una estrella.

A tantas otras les sucedió lo mismo que a Lupe; eran chicas anónimas, de origen humilde, que tan sólo contaban con su belleza, y unas enormes ganas de recibir atención y consideración. El mundo artificioso de Hollywood ,las obligó a desempeñar un papel, que algunas no pudieron separar de la realidad, llevando su estigma de Diva hasta las últimas consecuencias.Aunque lo irónico de todo éste trágico suceso, es que Lupe consiguió por mucho tiempo acaparar portadas de revistas, tanto en EEUU, como en México, donde se detallaba paso por paso su espantosa muerte.

Murió un 14 de Diciembre de 1944, con tan sólo 36 años. Sus restos mortales se encuentran enterrados en el Panteón Civil de Dolores (México), en una sección reservada para artistas mexicanos.



6 comentarios

  1. Con la boca abierta me he quedado Maravillosa. Sobre todo por éstte trágico final, no pensaba que iba a ser de esta manera. La verdad que es una verdadera lástima que muriera tan joven…y tan guapa…Ser tan jovencita con apenas 17 años en este caso,teniendo esa increible belleza, es una edad difícil…llena de ilusiones, proyectos…toda una vida llena de oportunidades, pero la belleza no lo es todo y desgraciadamente eso no se ve a esa edad. Más tarde, la fama pasa factura..el ego soprepasa y si encima a todo esto añadimos que tuvo un fuertísimo carácter…Tuvo mala suerte en el amor, por su temperamento..y eso fue lo que la hundió. No haber o no saber formar una familia, ni llevar una relación estable, duradera y feliz.

    Al final, nos damos cuenta que ante todo y lo más importante es nuestra propia vida, la personal…y que lo demás está bien pero es secundario.

    Me ha encantado esta historia sabes? estoy aprendiendo mucho de tí..jeje. Me guardó en mi carpeta dorada estas imágenes vale?

    Felíz día de San Valentín!!
    Y ahora…cantas conmigo?

    ♪♪♪Al mirar el cielo azul a Cupido descubrí,
    disparaba con sus flechas pero el blanco ni le ví.
    Tal vez yo o tal vez tú, tal vez a ti te alcanzarán,
    pero ya te darás cuenta pues se clavan de verdad.♪♪♪

    ♪♪♪Aquí está, viene ya tan feliz,
    con sus flechas de amor para tí,
    quizás también para mi,
    si también para mi…♪♪♪

    Muakkkk!

    14 febrero, 2011 en 09:07

    • A mí también me impresionó mucho la manera que tuvo Lupe de programar su propia muerte. Tan fría.. tan teatral. No sé si realmente sería consciente de la decisión tan irreversible que se disponia a realizar, pero lo que sí me puedo imaginar es la gran desilusión y la gran soledad, que debía sentir en esos momentos. Como tantas otras fue ,sin duda, un juguete roto de la Meca del Cine.

      14 febrero, 2011 en 14:36

  2. I LIKE IT !.

    7 junio, 2011 en 23:22

  3. jose juan martinez

    es una pena que una vida tan joven termine de esta manera

    15 mayo, 2012 en 19:28

  4. Nardo Alex

    Desgraciadamente nuestro temperamento muy fuerte a veces nos hecha a perder cosas importantes de la vida, como es el Amor y una buena educación hacia éste. Pobrecita de Lupe, en el fondo ha de haver sentido un horrible infierno el no saber controlarse y sobre todo con la gran ansiedád de sentire siempre amada…pero a su caprichosa manera.*

    23 junio, 2012 en 05:31

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s