DORIS DAY

Doris Day, fue una de las estrellas preferidas del público americano de los años 50 y 60.Cuando Doris llegó al mundo del cine, ya era una cantante reconocida por su gran voz;  voz que por cierto le hizo vender millones de discos. Encarnaba el prototipo de mujer americana de manera acertada; era alegre, pizpireta y con unas ideas morales muy estrictas; tan estrictas eran, que incluso llegó a recibir el sobrenombre de “La Virgen oficial de América”.

Su aportación al mundo del cine de aquella época maravillosa, es indiscutible. Tanto por sus papeles como actriz, como por sus interpretaciones musicales, Doris ha pasado a formar parte de la historia del cine.

Nació el 3 de Abril, en Cincinnatti, (Ohio). Siendo ella muy pequeña, sus padres se separaron, quedando la niña bajo la custodia de su madre. Su madre le enseñó a amar el mundo de la danza, por lo que Doris a edad muy temprana comenzó a estudiar éste bello arte.Pero el destino quiso  que un terrible accidente de tráfico la dejara algo perjudicada para dedicarse a éste mundo, por lo que su madre la convenció para que se dedicara al canto, que por otra parte, era un don innato con el que contaba la adolescente Doris, ya que estaba dotada de unos registros vocales, realmente interesantes.

Como no podía ser de otra manera, y al contar Doris con ésta hermosa voz, comenzó su andadura por el arte en una emisora de radio local, compaginando éste oficio con apariciones en conjuntos musicales de su ciudad.

Antes de crear su propia compañia, compartió escenarios con cantantes tan relevantes como Bob Crosby y Les Brown. Junto a éste último interprete consiguió éxitos muy importantes, que llegaron a ser números 1 en América.

A mediados de los años 40 comenzó a interesarse por el mundo del cine, produciendose su debut cinematográfico en un musical llamado “Romance en alta mar” (1948); la película dirigida por Michael Curtiz, supuso un éxito para Doris, sobre todo por su deliciosa interpretación de la canción “It’s Magic”.Como anécdota parece ser que éste musical, fue ofrecido en un primer momento a la grandiosa Judy Garland, pero al tener ésta un contrato con MGM, le fue imposible aceptarlo, por lo que seguidamente se contó con la figura de Doris para interpretarlo. Fuese como fuese, éste papel fue la que la hizo conocida entre el público, que la aceptó encantado.

Michael Curtiz, le propuso trabajar de nuevo con él en una comedia sentimental llamada “My Dream is yours”(1949), que estaba ambientada en el mundo de la radio. La publicidad de la película giró en torno a portentosa voz de Doris, mediante slogans como ” La chica cuya voz hace girar millones de discos, bate un nuevo record en el cine musical”.

Éste mismo año llegó “It’s Great Felling”(1949), dirigída por David Butler, y que prácticamente reunia las mismas condiciones musicales de la anterior.El impacto de Doris en la crítica fue extrordinario; los halagos hacia su voz y su gran desparpajo, se repitieron constantemente e hicieron de Doris una figura muy popular.

Dispuestos a encontrarle a Doris, algún que otro talento más, aparte del vocal, los estudios decidieron esta vez ofrecerle un papel algo más serio en “El trompetista”(1950).De nuevo dirígida por Michael Curtiz, la película fue una adaptación de la novela homónima de Dorothy Baker, y fue el primer film producido en Hollywood, que se dedicó a profundizar en la maravillosa música del jazz.Doris compartió cartel con figuras como Kirk Douglas y Lauren Bacall; Lauren interpretó el papel de mujer fatal, y Doris como no podía ser de otra manera, el de muchacha inocente y abnegada, que con su dulzura le arrebata el amado (Douglas), a la chica mala.

La intención de los estudios al intentar encajar a Doris en  géneros que no fueran estrictamente musicales , fue momentaneamente olvidada, pues se  vieron confirmadas las sospechas de que el público prefería a Doris en películas algo más inocentonas y menos complicadas; así que en los años siguientes apareció en su papel de rubia coqueta, dinámica y que por supuesto sabía cantar y bailar estupendamente, en diferentes títulos como “Té para dos”(1950); “I’ll See  You in My Dreams”(1951), o “Abril en París” (1952).

La carrera de Doris estaba en estos momentos en su máximo apogeo, pues el publico americano acogía con verdadero fervor todas sus películas, pero decidida a no dejarse encasillar en títulos vacuos y repetitivos, decidió dar vida a un personaje mítico del folklore americano, llamado “Juana Calamidad”. La película se tituló en España “Doris Day en el Oeste” (1953), y aún siendo también una comedia musical, el público pudo ver a Doris de una manera poco habitual, ya que ésta vez su personaje fue el de una mujer dura , que se desenvolvía estupendamente en el mundo de los hombres del salvaje Oeste.

En el año 1955 apareció en un drama llamado “Ámame o Déjame”, al lado del versátil , James Cagney;  Doris apareció exquisita con un vestuario elegante y sofisticado diseñado por Helen Rose, y de nuevo tuvo la oportunidad de lucir su gran voz, interpretando canciones como “I’ll Never Stop Loving You”, “Never Look Back”, o “Love Me Or Leave Me”, que fue la que dió título al film. Doris aprovechó la ocasión brindada por los estudios, y en su primer papel “serio”, lo entregó todo, logrando una interpretación memorable.


En “El hombre que sabía demasiado”( 1956) fue dirigída por Hitchock, y compartió protagonismo con James Steward. De todos es sabido el gusto que el gran maestro del suspense sentía por las rubias guapas y decididas,y parece ser que en Doris vió una de ellas, ya que le brindó toda su confuanza para que desempeñara éste papel, que por otra parte encajaba como anillo al dedo con la imágen de la actriz, ya que daba vida a una turista americana. En ésta película fue donde Doris interpretó la célebre canción “Que será, será”; parece ser que con los años llegó incluso a aborrecer la melodia, ya que el público la consideró una de sus canciones más identificativas, y se la demandaban una y otra vez.La verdad, es que, aunque no convenció al público adepto a las películas del genio del misterio, lo que sí que consiguió fue vender millones de copias de la mencionada canción, y se cuenta que la empresa discográfica de La Columbia le ofreció un contrato de un millón de dólares.


A ésta película intrigante y de conspiraciones, le seguiría un drama llamado “El diabólico Señor Benton”(1956). Sin embargo un año después apareció de nuevo, con un extrordinario musical “Juego de pijamas”, donde pudo demostrar una vez más su increíble calidad para desenvolverse en éste tipo de género; en la película se mostraron coreografías exquisitas, y la dirección corrió a cargo de Stanley Donen y George Abbott.

En 1958 la Paramount la reunió con el rey de Hollywood, Clark Gable, en una comedia titulada “Enseñame a querer”; ver a estos dos exquisitos actores en escena, fue todo un éxito, ambos estuvieron estupendos : Gable aportó su  genuina y contundente personalidad, y por otra parte, Doris demostró el porqué era la reina absoluta de la comedia americana.

“Confidencias a medianoche”(1959), sería la comedia romántica que uniría por primera vez a Doris, con el galán Rock Hudson. El duo formado por estos actores agradó al publico de tal manera , que los estudios años más tarde ,aprovecharían el tirón volviendolos a unir en “Pijama para dos” (1961), y “No me mandes flores)1964. Con éstas tres estupendas comedias, se demostró el buen hacer del Hollywood de aquella época, que con un genial guión y una estructura inmejorable, hacían reir y entretenían a partes iguales al espectador; después de tantos años de su rodaje, siguen siendo películas que agradan al espectador, y por las que el tiempo parece no pasar.



Antes de completar la trilogía con Rock Hudson, Doris encontró un par de huecos en su agenda, para protagonizar una comedia musical junto a David Niven llamada “No os comais las margaritas” (1960), que por cierto obtuvo un gran éxito comercial, y un thriller, que se tituló “Pasos en la niebla” (1960), junto al actor Rex Harrison.

En el año 1962 apareció en una película musical ambientada en el mundo del circo cuyo título fue “Jumbo, la sensación del circo”, que estuvo muy lejos de sus anteriores éxitos. Cuentan que debido a éste estrepitoso fracaso, perdió la oportunidad de protagonizar el papel de la baronesa Von Trapp, en “Sonrisas y lágrimas”.

Más el revés de la película, no minó la confianza de los estudios en tan estupenda actriz y de nuevo apareció divina y triunfante, junto al maestro de la comedia Cary Grant ,en “Suave como el visón” (1962).

Un año después protagonizó en “Apartate, cariño” (1963), el papel que Marilyn Monroe dejó a medias,debido a su muerte, en la película ” Shomething’s got to give”(1962). Al quedar la película inacabada ,se optó por reorganizar el guión adaptándolo a Doris, a la que emparejaron con el actor James Garner , que sustituyó a Dean Martin, y Polly  Bergen, que sustituyó a Cyd Charisse. La cinta no resultó ser precisamente un éxito, y pasó al olvido facilmente; curiosamente hace algún tiempo se hizo un montaje de los minutos grabados por Marilyn en la película original, y en todas las escenas aparecía radiante. Tal vez  de haberse estrenado, no hubiera sido uno de los éxitos más importantes en la carrera de la eterna diva, pero hoy en día ,estos minutos de grabación nos la muestran divina en su baño nocturno , donde aparece semidesnuda bañandose en una piscina de aguas azules y cristalinas. Nada más por ésta secuencia, Doris ya sale malparada.


En los años 60 la película más relevante de su carrera cienmatográfica fue la antes citada “No me mandes flores”, protagonizada junto a Rock Hudson. Lo cierto, es que aunque protagonizó algunas más como “Desafío en el rancho”(1967), “Capricho” (1967), “El novio de mamá”(1968) o “Anoche se apagó la luz”, ninguna fue lo bastante buena, como para aportarle éxito. Así que viendo que sus tiempos en el cine llegaban a su fin, se vió “obligada “a aparecer en la televisión con “The Doris Day Show”, que duró cinco temporadas en antena, debido a la gran acogida que recibió entre el público.


Aunque Doris en la pantalla siempre dió una imágen de mujer inocente e ingenua, a la que la vida le sonreía, su vida privada no fue un camino de rosas.

Se casó por primera vez a la temprana edad de 17 años, con un músico llamado Al Jordan, que la maltrataba física y psicologicamente. Aún sí, con él tuvo a su único hijo Terry. El matrimonio duró poco más de dos años, y terminó tragicamente, pues a causa del divorcio el padre de su hijo decidió suicidarse.

Su segundo matrimonio tampoco duró mucho más que el anterior; ésta vez se casó con un saxofonista que  tuvo el tiempo suficiente, para introducirla en la Ciencia Cristiana.

El matrimonio más duradero se produjo con el que sería su representante, y productor de muchas de sus películas Marty Melcher. A la muerte de éste en el año 1968, Doris se dió cuenta que la había dejado arruinada, y que había firmado en su nombre un contrato para trabajar en la televisión. Gracias a ésto último Doris pudo recuperar algo de su patrimonio, pero se vió obligada a trabajar en un medio que no era de su agrado. Con su Show obtuvo durante 5 años mucho éxito, pero lo cierto es que Doris al llegar el sexto año ,ya no quiso renovar el contrato, pues no aguantaba más el ritmo de trabajo agotador que exigía la televisión.

Aún se casaría una cuarta vez con un hombre once años menor que ella. El fracaso de éste matrimonio, comenzó  provocarle un estado depresivo, llegando a manifestar que el mundo del espectáculo le horrorizaba, y que el género humano le parecía abominable. Tal vez éste fuera el motivo por el que a partir de entonces dedicara su vida plenamente a ayudar a los animales abandonados, e incluso llegó a fundar la Organización “Doris Day Animal League”.

La vida la azotó duramente, cuando su único hijo murió a causa de un melanoma en el año 2004.Curiosamente Doris rechazó varios premios, entre ellos el Oscar Honorífico, por su miedo a trasladarse en avión.

Hoy en día ya con casi 90 años vive prácticamente aislada ,dedicándose a sus queridos animales, y cuentan que muchas noches se la puede ver por la calles cercanas a su residencia recogiendo animales abandonados.

La novia de América, la radiante y sonriente actriz, tuvo una vida difícil y trágica…de nuevo ,la historia de una vida, nos demuestra que en el mundo de Hollywood no es todo  tan maravilloso como podría parecer.


9 comentarios

  1. Hola Maravi!! que noo…que no me he olvidado jeje..perdona por venir tan tarde pero es que esta semana he estado un poco de relax. Pero ya estoy de vuelta, y he querido sentarme a tomarme mi café matutino tranquilamente leyendo la vida de esta simpática actriz. Digo simpática porque siempre la ví como un personaje dicharachero, fresco, …su alegría se demuestra en casi todas sus fotos, y no es de extrañar que tuviera tantísimo existo tanto en el terreno del cine como el musical. Es curioso, ¿por qué será que todas las actrices de esa época, a pesar de tener éxito profesionalmente, en su vida privada siempre fracasaban? 4 veces se casó,y a cual peor matrimonio…y encima ese único hijo que muere por una enfermedad. Es triste…pero por lo menos puede contar que en su vida hizo lo que má le gustaba, actuar y sobre todo cantar….no sabía que todavía vivía…
    Bueno preciosa, te dejo un besito dorado y el deseo de que pases un buen finde vale? nos seguimos viendo…muakkkk!

    Mira, te dejo una escena de Dorys Day y Hudson que cuando la ví me hizo muchisima gracia jajaj…vaya forma de despertar al pobrecito…:

    2 abril, 2011 en 09:08

  2. como éste…millones para tí! pasa una linda semana vale? nos vemos preciosa!

    3 abril, 2011 en 17:55

  3. ¡Me he enganchado mirando tus posts! 😀 ¡Te iré visitando para leer un poco sobre estas estupendas mujeres!

    5 abril, 2011 en 18:23

    • Muchas gracias Mónica por participar en mi blog. Para mi es un placer saber que hay gente como yo, que admira a éstas maravillosas actrices. Pasaté y descubriras anécdotas e historias que tal vez no conocias.; tus comentarios serán siempre recibidos con agrado. Un beso .

      5 abril, 2011 en 20:05

  4. Luis

    Muy buena reseña.
    ¡Viva el maravilloso ser humano que es Doris Day!

    21 mayo, 2011 en 14:25

  5. Hay quien dice que ya no quedan hombres….Quizas tampoco mujeres como estas. Solo quizas…

    13 junio, 2011 en 23:40

    • Indiscutiblemente mujeres como estas quedan muy pocas. Es una verdadera lástima. que con hoy en día, cualquier muchachita algo bonita y de pechos operados tenga notoriedad en la televisión o en el cine. ¡Con lo que tuvieron que pelear estas divas por conseguir un lugar en el cine!. Un saludo y gracias por tu visita

      14 junio, 2011 en 09:27

  6. Un MITO, injustamente infravalorada.

    3 junio, 2012 en 19:30

  7. perla

    ENCANTADORA!,Y ROCK HUDSON ERA LA IMAGEN DE LA MASCULINIDAD,BUENO YA SABEN,PERO QUE HOMBRE TAN HERMOSO!!!

    13 septiembre, 2012 en 02:50

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s