CARROLL BAKER

La carrera cinematográfica de Carroll , se vió ligada , de alguna manera, a la vida de uno de los mitos más grandes del séptimo arte; en un primer momento fue algo casual, aunque un tiempo después su mimetismo con Marilyn fue asombroso. Ella siempre declaró que le hubiera gustado ocupar el sitio que la eterna Diva dejó trás su muerte, y aunque es de justicia reconocer que Carroll contó con un enorme sex-appel, jamás logró superar en popularidad a tan fuerte rival. Eso sí, en vida de la explosiva rubia, logró arrebatarle un papel que Marilyn deseó interpretar por encima de todo , y a la muerte de ésta ,dió vida en el cine a Jean Harlow en lo que se suponía era un proyecto pensado durante años por la desdichada actriz. Carroll podría haber sido una de las mejores herederas de la popular actriz, y precisamente para este cometido cambió su imágen de niña buena e inocente , que por otra parte fue la que le dió la fama, por la de vampiresa descarada y sexy.  Aunque  también fue una actriz bella y con mucho talento,  le faltó esa chispa…ese gancho que tuvo Marilyn para encandilar a tanta y tanta gente. Aún así ,también fue considerada una bomba sexual entre los años 5o y 60, pero, desgraciadamente, siempre lo fue a la sombra de la triste y rubia diva.


Carrol nació un 28 de Mayo del año 1931 en Pennsylvania.Su padre de ascedencia polaca, le aportó la piel blanca y los ojos azul mar, y su madre la pasión por el mundo artístico. Siendo una jovencita ya apareció como bailarina en varias funciones, dirigídas principalmente al público masculino, y también ejerció como acompañante de una mago durante algún tiempo. Su primera oportunidad en el mundo del cine se produjo con un musical, junto a Esther Williams, cuyo título fue “Easy to Love” (1953), y tan sólo dos años después protagonizaría la película que la lanzaría a la fama, y por la que incluso obtuvo una nominación a los Oscars: “Baby Doll” (1956). La cinta dirigída por Elia Kazan, y con guión escrito por Tennessi Wiliams, obtuvo muy buenas críticas y una muy buena recaudación de taquilla, aunque muchas de sus secuencias, sobre todo en las que se hacía alusión al sexo, fueron censuradas. Carrol estuvo perfecta en el  papel de la joven e inmadura esposa de un hombre (Karl Malden), deseoso de satisfacer sus deseos sexuales con su hermosa y sensual mujer. La actriz obtuvo este papel, gracias a su asistencia como alumna en el  Actor’s Studios, ya que fue en este lugar donde Kazan la encontró, pues éste buscaba una intérprete  que aún no fuese muy conocida . De aquí surgió el rumor de que el papel estaba predestinado a ser interpretado por Marilyn, ya que en ésta época también asistía a las clases de tan prestigiosa escuela; de hecho muchos de sus compañeros apostaron que así sería, ya que el personaje encajaba a la perfección con el carácter de Marilyn: inocente , ambiciosa y muy muy sexy.


Trás esta interpretación que le supuso un notorio éxito, su carrera comenzó a despuntar de forma vertiginosa, y apareció en estupendas producciones como “Gigante”(1956), al lado de figuras consagradas como Liz Taylor, Rock Hudson o James Dean entre otros, “Horizontes de grandeza”(1958), junto a Charlton Heston, Gregory Peck, o Jean Simmons, “La conquista del Oeste” (1962), junto a grandes como James Steward, Gregory  Peck o el maravilloso Henry Fonda, o “La historia más grande jamás contada”(1965); en todos estos títulos pudo demostrar su gran calidad como actriz, y derrochó talento y buen hacer, pero Carroll no cejaba en su empeño de convertirse en una nueva Marilyn Monroe, y de esta manera apareció en “Los insaciables”(1963), rubia platino, sexy y glamourosa.


En el año 1965, tuvo la oportunidad de lucir más Marilyn que nunca en “Harlow, la rubia platino”. Como su propio nombre indica ,la cinta trató de reproducir en poco más de hora y media, lo que fue la vida de Jean Harlow, actriz que por cierto la tenía subyugada desde su más tierna infancia. Al igual que Marilyn, Carroll sentía una gran admiración por la imágen de esta diva, y no se lo pensó un segundo a la hora de interpretar su personaje. Lo cierto, es que  aunque Carroll  no estuvo mal en su papel, la película no logró enganchar al público ,y mucha gente se preguntó cual habría sido el resultado de haber sido ésta interpretada  por Marilyn; obviamentela balanza se decantó hacia ésta última.

Esta sería una de las últimas películas que rodaría en Hollywood, antes de embarcarse en proyectos europeos que no beneficiaron en absoluto la carrera de la actriz, ya que casi todas las películas en las que apareció durante esta época fueron de baja calidad. Tan solo es mencionable una cinta de terror llamada “Los ojos del bosque” (1980), que fue rodada en el Reino Unido ,en colaboración con Disney Pictures, y en la que compartió cartel con la magnífica Bette Davis.

De esta manera Carroll fue subsistiendo en el mundo del cine, perdiendo en cierta manera aquél glamouroso sello que tuvo cuando trabajó en Hollywood al lado de actores de gran nivel. Ya en plena madurez apareció en algún título destacable, donde de nuevo dió muestras de su talento; “Star 80” (1983) que sería la última película dirigída por Bob Fosse, director conocido principalmente por “Cabaret”, “Tallo de hierro”(1987), donde compartió trabajo con estrellas como Jack Nicholson, o la estupenda Meryl Strepp, “Poli de guarderia” (1990), comedia protagonizada junto a Schwazenegger que por cierto tuvo una muy buena acogida entre el público, o “The Game”(1997), una buena cinta de intriga protagonizada junto a Michael Douglas.

Cuentan que su declive profesional, se debió en parte a su impetuoso carácter, pero también a sus amistades poco recomendables. Parece ser que durante una etapa de su vida abusó de las drogas salvajemente, hecho que la obligó a ingresar un tiempo en una clínica suiza, para remitir sus adicciones. Este problema que afectó su vida profesional, también lo hizo, como es de suponer, a su vida sentimental, pero aunque fracasó en sus primeros matrimonios, un tiempo después consiguió la estabilidad con su tercer marido Donald Burton.

Realmente fue una lástima que una mujer con tanta proyección se estancara de esta manera. Sus primeros trabajos la convirtieron en una verdadera estrella…. pero su luz se fue apagando poco a poco. Hoy en día , al visionar una de sus más emblemáticas películas, mucha gente se pregunta quién fue aquella sensual y aniñada mujer ,que aparecía , como si de una lolita se tratara, durmiendo en una cuna, y con su dedo pulgar en la boca. Para los que amamos el cine ,siempre será nuestra particular Baby Doll.



2 comentarios

  1. Doradita

    Hola guapetona! que te pensabas? que no iba a venir? jejej siii! lo que pasa que estos días ando resfiriadilla y he entrado poquito.
    Pues era bien guapa esta mujer….guapisima diría yo y muy sexy sobre todo. Pero creo que ..por mucho que se empeñara en alcanzar la belleza, la elegancia y esa chispa que derrochaba Marylin…lo tenía bien difícil. Nadie puede imitar a nadie a la perfección, cada cual es de una manera por mucho que te parezcas e idolatres a esa persona. Por lo que cuentas, tengo la impresión que esta mujer vivió su carrera obsesionada por ser como Marylin, cosa que no alcanzó nunca….y eso fue lo que le desmoralizó entre otras cosas por supuesto.
    Son preciosas estas imágenes Maravi…me las guardo vale?
    Bueno cielo…te dejo besitos dorados y dulces sueños..que descanses!

    9 junio, 2011 en 21:09

  2. Como siempre ….¡Muchas gracias!. Me paso de aquí nada por tu maravillosa página para leer tu última entrada, que me parece por lo que he podido ojear es preciosa. Un besote.

    10 junio, 2011 en 08:07

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s