SHIRLEY TEMPLE

Su persona siempre estará asociada a la de una de las primeras niñas prodigio que creó la industria del cine americano. Lo cierto, es que la figura de estrella infantil  hacía ya algunos años que había sido inventada, siendo la primera de ellas la niña Marie Osborne Yeats, que comenzó a desarrollar su trabajo como actriz ,a la tierna edad de tres añitos, convirtiéndose durante algún tiempo en la niña prodigio más reconocida del cine mudo.

Lo malo de convertise en una estrella precoz, es que muchas de éstas suelen ser prontamente olvidadas, aunque hay casos como el de Liz Taylor, Natalie Wood, o Jodie Foster en los que esta regla queda desmentida; pero seamos sinceros… la mayoría de  estos pequeños actores acabaron  siendo títeres manejados principalmente por los estudios de cine, e incluso por su propia familia que cegada por el dinero, en lo último que pensaban era en la felicidad de su propio retoño. El caso de Shirley quizá fue diferente, pues al dejar de interesar al público, situación que se produjo cuando su cuerpo comenzó a manifestar que ya era toda una mujer, se introdujo en la política de la mano de su marido, siendo nombrada por Richard Nixon delegada de los Estados Unidos en las Naciones Unidas, y por lo menos no acabó convirtiéndose en un juguete roto. Este título concedido por Nixon, fue tan sólo el preámbulo de una carrera política muy notable.

Lo que es indiscutible, es que Shirley fue ,durante la década de los años 3O recién estrenado el cine sonoro, la actriz infantil más taquillera y querida por el público, llegando a utilizar su imágen para lanzar al mercado muñecas, ropa etc; no me puedo imaginar que pudo llegar a pasar por la cabezita de tan tierna criatura, al ver su rostro reflejado en numerosos carteles publicitarios, jugueterias,películas etc….y este hecho me lleva a plantearme una reflexión: si numerosas actrices , que comenzaron su carrera ya pasada la adolescencia, no supieron asimilar la fama…   ¿ cómo explicar lo que pasaría por la mente de una pequeña niña, que era constantemente halagada y reclamada por la gente?  Tal vez Shirley Temple fue feliz durante esta época, no lo pongo en duda, pero… ¿Es lícito privarle a un niño de una verdadera infancia, aunque ésta esté rodeada de lujos y caprichos?


Shirley Temple nació un 23 de Abril de 1928 en California. Comenzó su incursión en el cine a la temprana edad de tres añitos, aunque cuentan que la Fox falsificó su edad de nacimiento, así que no se sabe con exactitud con cuántos años comenzó su carrera; esta incertidumbre se mantuvo hasta que Shirley cumplió trece años, pues era obvio que su cuerpo estaba comenzando a cambiar…. lo más curioso es que ni la propia pequeña sabía los años que  en realidad tenía, pues al cumplir los trece años, pensaba que eran diez los que celebraba.Lo que si es cierto ,es que su debut en la pantalla grande se produjo con un musical llamado “Stand Up and Cheer” (1933), con el que obtuvo un gran éxito, y con el cual ya dejó a la crítica y al público prendados de su salero, su simpatia, y sobre todo su cara de ángel adornada por unos preciosos bucles dorados, que marcaron tendencia entre las niñas de su generación. La Fox se percató rapidamente del diamante que habían encontrado, y dispuestos a no perderlo bajo ningún concepto, firmaron con los padres de la menor un suculento contrato. De esta manera comenzó a protagonizar un éxito tras otro ,entre los que encontraban títulos como “Dejada en prenda” (1934), en la que protagonizaba el papel de una entrañable huerfanita,o  “Ahora y siempre” (1934), película que compartió junto a dos grandes del cine universal como fueron Gary Cooper y Carole Lombard.

Con “La pequeña coronela” (1935), cautivó de nuevo al público y a Lionel Barrymore, que fue protagonista junto a la pequeña de una deliciosa historia en la cual Shirley demostró con creces que la simpatía que sentían hacia ella era más que merecida.

La magia de Shirley era tal, que incluso directores de prestigio reconocido  como John Ford cayeron hechizados ante su talento. Éste la dirigió en “La mascota del regimiento” (1937), y aunque la película se considera una obra menor entre toda la filmografía de este gran director, bajo mi punto de vista es una de las más entrañables que rodó jamás.

En el año 1937, la pequeña apareció dando vida a la inocente y amorosa “Heidi” en lo que fue una adaptación para el cine del libro escrito por la escritora suiza Johanna Spiry en el año 188O.

Con “La pequeña princesa”(1939), resultó encantadora junto al actor inglés Richard Greene; la película resultó ser un film sumamente conmovedor, y como casi todas los que rodó la pequeña, muy aleccionadora respecto a los valores humanos.

Parece ser que la mítica película “El mago de Oz”, pudo haber sido interpretada por Shirley si no se hubiera cruzado en su camino la inolvidable Judy Garland, y debido al desencanto que sufrió al no ser la elegida, cuentan que aceptó protagonizar “El pájaro azul” (194O), una producción muy del estilo de “El mago de Oz”, respecto a sus efectos especiales, su fantasia y su magia; aunque la película se convirtió en uno de sus más sonoros fracasos, la realidad es que Shirley estuvo espléndida en su papel, ejerciendo una interpretación más propia de un adulto que de una niña tan pequeña.

Este sería el último año que trabajaría para la Fox ;  a partir de este momento ya nunca más apareció como protagonista principal en ninguna película, aunque sus siguientes papeles fueron todos en films bastante relevantes como : “Te volveré a ver” (1944),  junto a Ginger Rogers , “Desde que te fuiste” (1944), junto a actores de la talla de Claudette Colbert y Joseph Cotten, “El solterón y la menor” (1947), en la que compartió cartel con Cary Grant y Mirna Loy, o “Ford Apache”,un estupendo western en la que fue de nuevo dirigida por John Ford, y en la que compartió escena con grandes como Henry Fonda, o el mítico John Wayne.

Mientras rodaba “El solterón y la menor”, contrajo matrimonio, con tan sólo 17 años, con un actor llamado John Agars con el que tuvo a su primer hijo y del cual se separó en el año 1949. Un año después conocería al que sería el hombre de su vida , un empresario llamado Charles Alden Black, con el que tuvo dos hijos, y del que la separó la muerte de éste en el año 2OO5.

Precisamente fue su segundo marido el que la introdujo en la política, en la que consiguió ser incluso jefa de protocólo de la Casablanca, y embajadora de los EE.UU en Ghana; años después  bajo el mandato de George Bush  fue nombrada embajadora de su país en Checoslovaquia.

Al abandonar la política le fue dignosticado un cáncer de mama, que una vez superado la llevó a convertirse , gracias a su dignidad y su gran aplomo, en un referente  para las mujeres que pasaban por esta dramática situación. Más tarde fue fundadora de una Federación Internacional para combatir la esclerósis.

Hoy en día sus apariciones son escasas; la última vez que se la vió en público fue en el setenta aniversario de La Academia de Hollywood, y actualmente vive tranquila y feliz en el norte de California. Parece ser que ha publicado una biografía llamada “Child Star”, en la que narra su paso por el cine ,y numerosas anécdotas acaecidas durante esta época.

A Shirley no le vino grande el título de niña prodigio, porque en verdad lo fue. ¿Qué niña de cuatro años hubiera podido actuar de manera tan sobresaliente como lo hizo ella?     ¿ Qué pequeña se hubiera desenvuelto con tanto encanto y tanta naturalidad en este mundo tan complejo? Shirley sabía cantar, actuar, y ejecutaba coreografías de claqué, que a más de un bailarín adulto le venían grandes. Pero le pasó como a tantas otras… cuando se hizo mujer los estudios vieron en ella un problema de difícil solución, se asustaron, y no supieron encauzar su carrera; una carrera que en su mejor época estuvo llena de éxitos, galardones, pues le concedieron un Oscar especial en el año 1935, y sobre todo una carrera llena de amor…el amor que le profesaron cientos, miles de personas que la admiraron y que la quisieron casi como si de una hija se tratara. Ahí quedan sus deliciosas y entretenidas películas;  muchos seguramente las tacharán de cursis o incluso a ella misma, de niña sabionda y repelente….pero la gran mayoria de la gente que alguna vez pudimos admirar estas películas, nos atrevemos a confirmar, que éstas fueron a la vez  que encantadoras y distraidas,muy gratificantes, ya que hicieron aflorar sentimientos en nuestra persona, que dificilmente hoy en día el cine con todos sus avances , logra transmitir.

6 comentarios

  1. (Mañana me paso a leerte Maravi!)

    3 julio, 2011 en 11:35

  2. Andaa! pero si Shirley es la que interpretaba a Heidi! no habría encontrado a otra mejor, porque esta niña desboza mucha dulzura y encanto. Cómo no cautivar a los espectadores con esa mirada angelical…Pero en mi opinión, aunque tuviera desde quiquita mucho talento, era demasiado pequeña con tan solo 3 añitos, para lanzarla a este mundo tan complicado, sin apenas tener uso de razón…creció entre luces y guiones, y con esa presión mediática que hizo de frenarle la niñez que todos los niños deberian vivir. Fueron sus padres, desde luego…los que lo permitieron. El dinero y la fama, por entonces prevalecían por encima de todo y más, sabiendo que aquella niña era todo un prodigio en el escenario. La absorbieron demasiado en sus primeros años, y luego en la dificil edad en la que ni es niña ni es mujer…se vieron en una situación dificil sin saber qué hacer con ella. Menos mal que, supo encauzar su vida en la política y demás, si no su vida se hubiero truncado como pasó con otras muchas actrices de la época.
    Me ha cautivado la vida de esta mujer Cris…como siempre, me voy sabiendo un poquito más y todo gracias a tí 🙂
    Un besazo dorado supergrande preciosa…que tengas un feliz día.
    Muakk!

    6 julio, 2011 en 09:18

  3. Opino que para ser tan pequeña obtubo mucha fama, pero que las consequancias que se pagan son demasiado altas (i mucho mas si eres una niña pequeña) aun asi la parte positiba es que demostro que era una gran actriz desde muy pequeña.

    9 septiembre, 2011 en 10:38

  4. erika

    Bueno, en el canal del estado (Venezuela) de hace muchos años atras….. pasaban siempre las peliculas de esa epoca de oro del cine….. y las de shirley eran de mis preferidas….. con sus bailes de tap… lindas peliculas, lindos recuerdos

    21 octubre, 2011 en 13:37

    • Hola Erika. Tienes toda la razón…..¡Cuántos recuerdos de la infancia nos traen estas películas! ¡Cuánta añoranza! Aunque no tengo nada que objetar del cine actual, ya que también nos brinda buenisimas películas, nunca se volverá a repetir esa maravillosa época que tanto nos hizo soñar. Saludos

      21 octubre, 2011 en 17:22

  5. Excelente… disfrute tanto de su talento, de su simpatía, de niñez… Cuando era a penas una niña, me encantaba ver sus películas y me decía a mi misma que como niños podemos transmitir moralejas como ella me las trasmitió a mi.

    Dios la Bendiga éste donde éste.

    12 noviembre, 2011 en 13:02

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s