DONNA REED


El rostro de Donna Reed, nos traslada de inmediato a aquella maravillosa época del cine clásico,  y  como no, a la época más   glamourosa de viejo Hollywood. Indagando un poco por su biografía,  podemos encontrar una extensa carrera, interpretaciones estupendas en películas casi todas de primera línea y realmente importantes; verdaderamente, esta mujer que para muchos pasaría inadvertida ,y que poca gente asociaría con las estrellas inaccesibles que nos ofreció ese cine de antaño, resultó ser en el periodo de las dos décadas más prósperas de Hollywood , una actriz muy popular ,que incluso fue merecedora de un Oscar por su papel de prostituta en ” De aquí a la eternidad”; el problema es que el paso de los años, y un público ávido de idolos , han encumbrado sólo a unas pocas elegidas a la categoría de mitos, convirtiéndose estas a su vez, siempre involuntariamente, en monstruos que han ido devorando poco a poco a tantas y tantas actrices que también dejaron su huella en el mundo del cine,  y aunque quizás resultó ser menos profunda, no por ello fue menos importante.


Donna nació un 27 de Enero del año 1921 en Iwoa; hija de unos humildes granjeros, este hecho no impidió que en su adolescencia destacara por encima de todas por su gran belleza. Este físico privilegiado le permitió ganar varios concursos de belleza, por lo que en poco tiempo su cara se hizo muy popular entre la gente. 

Sus padres siempre preocupados por su educación ,decidieron hacer un esfuerzo económico, y después de acabar los estudios en el instituto la mandaron a estudiar a la Universidad de Los Angeles, donde de nuevo destacó por su imponente físico, siendole concedido el premio de “Reina del Campus”. Estos continuos halagos hacia su persona, hicieron que Donna se replanteara su trayectoria profesional, y decidió probar suerte en el mundo del cine; este hermético mundo la recibió con los brazos abiertos gracias de nuevo a su atrayente físico, e inmediatamente  se le dió la oportunidad  de debutar con la película “The Get-Away”(1941), que aunque pasó sin pena ni gloria por el mundo del celuloide, contribuyó a la desenvoltura de la actriz en este medio nuevo para ella.


Este mismo año, la industria ya colocó a la actriz, eso si con un papel secundario, en una magnífica película llamada “La sombra de los acusados”(1941), en la que compartió cartel con figuras como Mirna Loy , William Powell o Barry Nelson; con este papel la figura de Donna comenzó a destacar entre tantas otras actrices en ciernes.

Así que un año después le concedieron el placer de ser protagonista de “Mokey” (1942), un drama que obtuvo una muy buena acogida entre el público, y  cuyo personaje proyectó una imágen de la actriz entrañable y cercana.

El año 1942 fue el más prolífico en la carrera cinematográfica de Donna pues trabajó en numerosos  títulos ,  como “The Bougle Sounds” (1942), “Ojos en la noche” (1942), “Calling Dr. Gillespie” (1942) o “Apache Trail” (1942), pero realmente su verdadera oportunidad  le llegó mediante la mano del director Albert Lewin, con la película “El retrato de Dorian Gray” (1945), que según muchos entendidos es una de las mejores adaptaciones cinematográficas que se hicieran del libro escrito por Oscar Wilde.

Este mismo año, y contando ya con un gran reconocimiento, por parte de la industria, John Ford contó con ella para que interpretara el papel de teniente enfermera  en un drama bélico llamado “No eran imprescindibles”1945 , junto a actores como John Wayne o Robert Montgomery.


Un año después llegaría la película por la que siempre sería recordada,  y que la consagró definitivamente en el cine, esta fue :”¡  Qué bello es vivir!” 1946 ; parece ser que en un primer momento el personaje interpretado por Donna, fue ofrecido a varias actrices, como Olivia de Havilland, Gingers Rogers o Jean Arthur, pero éstas recharazaron el papel,que finalmente fue adjudicado a Donna, eso sí,sin el pleno convenciminento de Capra, el cual al comprobar la fabulosa interpretación de la actriz, tuvo que retractase de su desconfianza y reconocer que ninguna podía haberlo hecho mejor; James Stewart ,o secundarios como Gloria Grahame, Henry Travers o Lionel Barrymore fueron algunos de los actores que acompañaron a Donna en esta estupenda película, que en su día tuvo una acogida maravillosa, tanto por parte de la crítica como del público, y que en la actualidad, tantos años despues de su estreno, aparte de estar considerada como una obra maestra del cine, sigue agradando por igual a los espectadores, que la acogen con el mismo entusiasmo con que lo hicieron los que tuvieron la posibilidad de visionarla tanto años antes.



La elección de su siguiente película no fue acertada, y con “El delfín verde” 1947, naufragaron tanto ella, como su compañera en la película Lana Turner.

En realidad los años cuarenta , a pesar del reconocimiento que tuvo en “Qué bello es vivir”, llegaron a su fin prácticamente sin un éxito digno de mención, y no fue hasta que llegó el año 1952, cuando de nuevo obtuvo notoriedad  con un thriller dirigído por Phil Carson llamado “Trágica información”.

Este mismo año se atrevió con el western “Los forasteros 1952, que pasó casi inadvertido por el mundo del cine.

Trás varios fracasos ,llegaría la gloria de la mano de Fred Finnemman con “De aquí a la eternidad” 1953, película que le aportaría un Oscar, por su magnífica interpretación en el papel de prostituta; en este gran clásico del cine, compartió cartel con actores de renombre como Burt Lancaster, Deborah Keer, Montgomery Cliftt o Frank Sinatra que también fue galardonado por la Academia con un Oscar como mejor actor secundario.

Este premio de la Academia le procuró una categoría como actriz muy considerable dentro del mundo de cine ,por lo que a partir de este momento sus proyectos subieron de nivel ,y apareció en películas como “Un conflicto en cada esquina1953, dirigída por Michael Curtiz y junto al inolvidable John Wayne, “Fiebre  de venganza”1953 en compañia del inolvidable Rock Hudson, o “La última vez que vi París” 1954, en la cual compartió créditos con la gran Liz Taylor.

En el año 1955, cayó en la tentación de teñirse la tez morena , para el personaje de india que interpretó junto a Charlton Heston y Fred MacMurray en “Horizontes azules” 1955, y le pasó como a tantas otras que pasaron por la misma experiencia: tanto maquillaje no le benefició en absoluto.

Sin embargo una año después aunque apareció de nuevo en un western llamado “El sexto fugitivo” 1956, volvió a deslumbrar con su belleza natural, al lado de Richard Widmark.Este mismo año protagonizó una buena película de intriga cuyo título fue “Rapto”, en la que compartió cartel con un maduro Glen Ford; por cierto Mel Gibson realizó un remake cuarenta años después que se llamó “Rescate”.

A finales de los años cincuenta, Donna dió un giro radical a su carrera y se decantó por la televisión, donde consiguió un gran éxito con una serie llamada “The Donna Reed Show” , en la que interpretó el papel de madre ,ama de casa típica de clase media norteamericana, que le valío cuatro nominaciones a los Emmy.

Su carrera ya se vió definitivamente vinculada a la televisión, y en el año 1978  fue contratatada para la serie “Dallas”, donde efectuó un papel de sustitución, interpretado hasta ese momento por la actriz Bárbara Bel Geddes, el cual sólo le proporcionó inumerables problemas, pues la actriz se sintió maltratada por sus compañeros, llegando a pronunciarse el marido de la actriz de la siguiente manera:”Desde el momento que pisó el set  sintió la animadversión que todos sentían hacia ella, comenzando por el malvado Jr, que según Donna era igual de tirano en la vida real, como con la actriz que interpretaba el papel de Sue Ellen, que llegó a insultarla de manera grosera”. Cuando Bárbara volvió a la serie después de someterse a una operación grave, Donna fue despedida sin ninguna explicación, y demandó a la productora por la cantidad de 7’5  millones de dólares, de los cuales finalmente recibió un millón como indemnización por despido improcedente. Al ser entrevistada  la actriz por este lamentable episodio, respndió así: ” El dinero con que he sido recompensada, nunca me quitará el dolor que siento en el alma… jamás podrán pagarme por el daño que han causado a mi carrera y a mi orgullo.”

Intentando olvidar lo acaecido, y con la finalidad de poder superar la tristeza que la embargaba, Donna volvió a la televisión con dos películas, siendo la última de ellas un thriller llamado “Un asesino en las aulas”1983.


Sin duda el lamentable episodio producido en la serie citada ,hizo mella en la vida y la carrera de esta estupenda actriz, y según sus allegados fue el que precipitó su muerte, ya que a raiz de este deleznable suceso cayó en una grave depresión que no pudo superar de ninguna manera, y comenzaron a manifestarse dolores casi insufribles en su estómago ,que desembocaron en un cancer de páncreas. Murió   a los 64 años un 14 de Enero de 1986. Un triste final para una entrañable y maravillosa actriz.





4 comentarios

  1. Esta si fue una de las grandes secundarias del cine. Recordada en mcuhas peliculas, aunque primeros papeles no demasiados. Como secundaria si brillo y fue importante. En EE.UU, los secundarios cuando son buenos son tan valorados como los protagonistas. Gran diferencia con el cine patrio, el que cualquier cantamañanas que tenga un minimo exito, ya quiere su propia pelicula

    1 octubre, 2011 en 23:36

    • Hola Plared! Siempre tengo que estar de acuerdo contigo, y es que coincido plenamente en todos tus comentarios. Por aquellas tierras se valoran el talento y el buen hacer y si no sirves pues a otra cosa……aquí ,es realmente vergonzoso lo que nos quieren hacer pasar por buenos artistas: cuatro niñatos que tienen éxito con alguna tonteria, algunos incluso provienen de realitis, y….¡hala!, película para la criatura, o serie en mayor horario de audiencia…¿Qué le vamos a hacer?…Así somos y así, me temo, que moriremos. Besos

      2 octubre, 2011 en 07:26

  2. Hola Cris! bueno, ésta mujer sí que se merecía subir hasta lo más alto, porque era una mujer que provenía de una familia humilde y trabajadora y seguro les costó lo suyo a sus padres poder pagarle una universidad. Se puede decir que sus logros los consiguió con sus propios méritos, no como otras actrices que ya venían de familia acomodada. Eso es algo que yo admiro y valoro muchisimo en todos los sentidos 🙂 ¡Qué bello es vivir! qué guapa estaba en esa pelí…y que escenas tan entrañables, siempre las tendremos presentes sobre todo en fechas navideñas. Hice una entrada sobre ella, estas navidades pasadas, no sé si la recordarás…
    Lo que me ha dejado un poco Plof, es lo que cuentas de su decaida a raiz de colaborar en la seria Dallas. Qué cosas…tanta mella le hizo y más en sus últimos años de carrera, teniendo toda una trayectoria más o menos intachable, para que cayera en una depresión insuperable por ese daño que causaron sus compañeros de la serie…Es triste, la verdad…y además murió siendo muy joven…

    Os doy la razón a los dos…es cierto, en este país ya no existen los ídolos, los grandes…porque a cualquier personajillo, se le da el valor y la fama suficiente para estar rondando por todos lados y vivir del cuento…es deprimente. La televisón hoy día, para mí…no vale nada.

    Bueno repreciosa, te dejo un abrazote grande y un regalito que hace mucho que no te dejo ninguno:

    Muchos besossssssss dorados!!

    6 octubre, 2011 en 09:29

  3. Muchas gracias por tu visita Doradita. Pues sí, la trayectoria de esta actriz fue realmente intachable, hasta que se prestó a aparecer en la serie citada, que tanto la hizo sufrir. Lo que no sé es porque rebajó tanto su categoría para formar parte de esta serie.
    Muchas gracias por todo, ya tengo otro regalito que añadir a mi llsta, por cierto es monísimo. Besos.

    6 octubre, 2011 en 11:33

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s