THEDA BARA

 

Las imágenes de esta actriz, tal vez puedan sorprender a más de uno, sobre todo si nos paramos a pensar que fue una de las mujeres más seductoras y atrayentes de su época. Los cánones de belleza efectivamente han cambiado con el paso de los años, pero ni antes ni en nuestros tiempos , personalmente, la hubiera considerado una mujer bella. Sin embargo su tosca belleza, no fue impedimento para que la actriz se convirtiera en una auténtica “bomba sexual”, aunque desde luego fue gracias a su falta de pudor ya que aparecía en muchas escenas mostrando su cuerpo, o bien semidesnuda cubierta con sutiles velos que dejaban poco a la imaginación.

Sus grandes y oscuros ojos , su larga cabellera, la piel casi traslucida de tan blanca, y el halo de misterio que desprendía, fueron el motivo por el que la prensa le atribuyó el mote de “The Vampire”; ese apodo la perseguiría toda su carrera, aunque con el paso del tiempo el público acortó el término por el de “La Vamp”, por lo que se puede decir que Theda fue oficialmente la primera vampiresa del cine…. la primera que con su misteriosa seducción hipnotizaba a los hombres haciéndoles perder la cordura. Su estética gótica, no hizo sino aumentar el interés de los más grandes e importantes caballeros de su tiempo, aunque lo cierto es que Theda solamente era una imágen pensada para hacer soñar a miles de hombres, ya que en su vida privada siempre destacó por su carácter tímido y reservado. 

Theda nació en Ohio en el año 1885, siendo su padre polaco y su madre sueca; la genética le concedió una sedosa cabellera rubia, pero Theda, ya en la adolescencia, comenzó a manifestar su pasión por la actuación ,y la única manera que encontró de transformarse en diferentes personajes era la de cambiar con habitualidad su imágen; éste fue el motivo de que cambiara el color de su cabello rubio por el negro azabache, que por otra parte era el que, según ella misma declaró, con el que más se identificaba.

Ya en su juventud manifestó una personalidad muy avanzada para la época, ya que fue una de las pocas mujeres que se atrevió a cursar estudios universitarios, aunque más tarde los abandonara para poder desarrollar su faceta artística en diferentes teatros ambulantes.

Se trasladó a Los Angeles movida por la curiosidad que sentía por el cine, en el que poco después debutó como extra en una pelicula llamada “The Stain”; sus participaciones se hicieron cada vez más habituales, y fue entonces cuando La Fox posó su mirada en ella. Lo que no esperaban los estudios es que la jóven a la que no atribuían más de 25 años, rondara ya la treintena, por lo que decidieron crear un personaje enigmático y misterioso que enganchara al público; se contó de ella que era hija de un ciéntifico francés y una concubina árabe, y que había nacido en el Sahara, rodeada de sabios bereberes; de hecho su nombre era un anagrama que descifrado venía a decir “Arab Death”(muerte arabe). Por supuesto la gente quedó fascinada por esta misteriosa mujer proveniente de tierras lejanas ,y a la que se le asignaban poderes mágicos. No es de extrañar que con esta fabulosa historia a sus espaldas, el público quedara maravillado con la figura de Theda.

Con estos estudios protagonizaría una de las películas más importantes de su carrera, ya que Theda pasaría a la historia como la primera actriz que interpretó a la mítica Cleopatra en el cine.

“Carmen”, “Romeo y Julieta”, “Camille”, “Salomé” o “Madame du Barry”, fueron algunos de los títulos que también protagonizaría con la Fox.

Con la llegada de los años 20, la moda femenina cambió de manera radical; apareció un tipo de mujer muy femenina, pero independiente, un tipo de mujer que no necesitaba del hombre para lograr sus propósitos, así que la imágen de Theda quedó prácticamente obsoleta frente a este fenómeno conocido con el nombre de “Las Flappers”.

La Fox naturalmente vió peligrar, ya no sólo la carrera de la actriz, algo que por otra parte les traía sin cuidado, sino sus ingresos de taquilla, ya que el público comenzó a demandar este tipo de personalidades en el cine.De la noche a la mañana se deshicieron de Theda ,llegando a confesar a la prensa que todo lo expuesto sobre la misteriosa personalidad de la actriz había sido ficticio…que no había sido sino una creación de los propios estudios.

La imágen de mujer fatal de Theda, no tenía cabida en los años locos , y sus apariciones se fueron espaciando, aunque interpretó algo en teatro con escasa repercusión, hasta desaparecer de la vida pública.

A partir de este momento comienza el verdadero misterio en torno a la figura de la actriz, ya que nunca más se supo de ella, siendo todo un enigma lo que fue de Theda en sus últimos años. 

Todas sus películas han desaparecido con el paso del tiempo debido a la precariedad de las técnicas utilizadas en el inicio del cine, tal vez se conserve alguna secuencia aislada y alguna fotografía que con el tiempo han convertido a la actriz en un simbolo de culto, en una leyenda incrementada por sus enigmáticas fotografías, por las habladurias de la época que quedaron impresas en numerosos diarios, por su carismática imágen….

Murió en el año 1955 en Los Angeles. 

Estas son algunas de sus citas:

– Tengo la imágen de una vampiresa, pero el corazón de una feminista.

– Estoy condenada a realizar papeles de vampiresa toda mi vida. Creo que es porque la humanidad necesita que le repitan la misma lección de moralidad una y otra vez.

6 comentarios

  1. Sergio

    Gracias por el artículo. Es muy interesante conocer la vida de figuras tan legendarias como esta. Un afectuoso saludo desde Costa Rica.

    14 enero, 2012 en 01:42

    • Gracias a usted Sergio. Tiene toda la razón : estas actrices del cine mudo son legendarias a la par que fascinantes. Saludos.

      14 enero, 2012 en 08:42

  2. Karla

    ¡Vaya, con razón Theda fue una sensación en aquellos años!
    Yo, al verla, pensaba lo mismo: que no era gran belleza la que poseía, y después de observar más de sus fotografías, comprendí que aunque careciera de ello, su personalidad enigmática y su mirada misteriosa fueron las cualidades que hicieron de ella una estrella digna de ser recordada.
    Tristemente, por lo que he leído, muchas de sus películas ahora están perdidas para siempre, incluída la de “Cleopatra”, de la cual sólo quedaron unos cuantos fragmentos de algunos segundos, de un total de 125 minutos, pero considero que son una gran joya, los cuales son el resto de una genial obra.
    ¡Y qué interesante el dato de la historia que inventaron los estudios sobre su vida! Un dato desconocido para mí… Estoy segura que en aquellos años hubo un gran revuelo, y gran parte de su fama se debe a ese invento de la Fox.
    Y como siempre, genial la redacción, resumida y a la vez completa de esta gran estrella de los años 10, no tan recordada como otras leyendas, pero eso sí, con un gran legado para el cine y para la sociedad en general, por su actitud, personalidad e imagen ‘Vamp’. Te mando un gran saludo, y espero las siguientes biografías de las “Reinas del Cine Mudo”:

    14 enero, 2012 en 05:46

    • Hola Karla! Pensaba lo mismo que tú, y me preguntaba como una mujer así, con ese físico tan “normal”, podía haber llegado tan alto ; lo cierto es que si te detienes a ver sus fotografías e indagas un poco sobre su vida, compruebas que si que contó con ese “algo ” especial que sólo tienen unas pocas. aparte por supuesto de que el personaje creado para ella resultaba fascinante, en una época en la que por encima de todo lo que necesitaban era soñar. Hoy en día por ejemplo dudo que una historia así fuera creíble, y a más de uno le provocaría una sonrisa;esa era la magia de aquellos tiempos: quedaba mucho por enseñar, mucho por vivir, y la gente se agarraba a estas ilusiones, a estas increibles mujeres y las convertía poco menos que en diosas. Un abrazo y gracias por tu visita.

      14 enero, 2012 en 08:49

  3. La verdad es que yo tampoco entiendo el exito de esta mujer. No es fuera su físico normal, mas bien nefasto diría yo. Además esa cara de pena eterna de vendedora de fruta en el mercadillo. Tampoco ayuda mucho…digo yo. En fin…misterios del cine. Cuidate

    17 enero, 2012 en 03:07

    • Hola Plared! Desde luego no era , desde mi punto de vista, una mujer ni siquiera atractiva, pero parece ser que le costaba poco quedarse en paños menores delante de quien se le presentara, y este hecho en la sociedad tan puritana en la que se desenvolvía, le dió cierto aire de mujer moderna y avanzada para su tiempo. A mi me da hasta un poquito de miedo. Besos.

      17 enero, 2012 en 08:44

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s