MARY PICKFORD

 

Decían las críticas de la época que Mary Pickford era capaz de enamorar a traves de la pantalla a cualquiera que posara la mirada sobre ella; tal vez fuesen sus papeles de joven ingenua y romántica, sus grandes ojos azules o su cabello dorado cayendo en cascada sobre su delicada espalda, pero lo cierto es que estaba dotada de un encanto especial .Esta primorosa mujercita logró convertirse durante toda una década, en la actriz mejor pagada y más poderosa del cine . Sus apariciones públicas siempre fueron motivo de espectación, y todas y cada una de sus películas fueron aplaudidas y recibidas con fervor por sus admiradores, que cariñosamente llegaron a asignarle varios motes como el de  “la pequeña Mary”, debido a su rostro de rasgos aniñados, o el de “la novia de América”

Mary Pickford nació con el nombre de Gladys Louise Smith un 8 de Abril de 1892 en Toronto. Su infancia, como la de muchas de las actrices de esta época, fue un completo desastre, ya que su padre aficionado a la bebida, murió de alcoholismo cuando la pequeña tan sólo contaba con seis años.La familia quedó entonces en una situación de enorme precariedad, así que la madre de Mary optó por probar suerte en el teatro junto a sus tres hijas.  Con tan sólo seis añitos, la pequeña comenzó su andadura por la interpretación y encantó al público con su ingenuidad, su gracia y su belleza; a partir de ese momento se la conoció con el nombre de “Baby Gladys”.
La niñita fue lucida entonces en innumerables giras teatrales por el nordeste de los EE.UU, pudiendo comprobar en ellas lo cariñosa, entrañable y…….ambiciosa que resultaba ser la pequeña Mary.
Quizás fue esta ambición la que la hizo trasladarse un tiempo después, tan sólo tenía 15 años, a Nueva York en busca de nuevos y más productivos horizontes; fue entonces cuando conoció a Griffit, un director que producía su primera película, que le ofreció debutar en un pequeño papel , y con el que llegaría a rodar en tan sólo un año 42 películas. Contrariamente a lo que podriamos pensar Mary nunca se hizo popular gracias a estas producciones, ya que en aquella época los nombres de los actores ni siquiera aparecían en títulos de crédito, así que un tiempo después Mary pensó que resultaría más fructífero otro tipo de trabajo, y terminó escribiendo guiones para Griffit. 
Más tarde, al enterarse de que un empresario de cine llamado Carl Laemmele había conseguido publicitar con éxito el nombre de una actriz llamada Florence Lawrencef, decidió volver a la interpretación que era en realidad lo que le satisfacía; fue bien recibida por el citado empresario que definitivamente la lanzó al estrellato y con el que rodó 35 películas.  
De esta manera comenzó un nuevo fenómeno mundial llamado Mary Pickford:  la prueba más palpable de ello era que la actriz cobraba de media más de 150.000 dólares al año, cuando el salario de una familia de clase media no llegaba ni siquiera a los 2000 dólares.
Con tan sólo 24 años se convirtió en la mujer más famosa de América a la que dedicaban poemas, y a la que se idolatraba igual que a una diosa, sobre todo debido a que el público se identificaba con sus papeles que siempre solían ser de niña pobre que ascendía socialmente, pero que nunca renunciaba a sus raices.
“La pobre niña rica” o ” Rebeca la de la granja del sol”, fueron algunos de los títulos que la afianzaron en su papel de diva. Pero ni siquiera estos momentos gloriosos los pudo disfrutar la actriz con plenitud, ya que le atormentaba pensar en el concepto que el público tenía sobre ella: siempre destinada a dar vida a personajes de niña inocente y meláncolica de los que ya estaba algo cansada.  Así que decidió probar suerte con personajes más maduros que no hicieron sino confirmar sus sospechas:  para permanecer en el cine Mary debía aparecer siempre como la tierna infante que tanto agradaba a la gente.

Fue por esta época cuando conoció al famoso Douglas Fairbanks, con el que terminó casándose en al año 1920.
Un año antes Mary, mujer emprendedora donde la hubiera, ya había formado junto a figuras como Charles Chaplin o Griffit la “United Artistes”, fundación que aún perdura hoy en día.

Después de la muerte de su madre ,la actriz  se arriesgó y puso fin a los papeles de niña inocente; se cortó sus famosos tirabuzones y apareció en “Coquette”, un drama que sería la primera película sonora que interpretaría y por cuyo trabajo fue galardonada con un Oscar. Ese mismo año otra película suya ,”La fierecilla domada” 1929 se situaría entre las diez mejores de aquél año; su última película se llamaría “Secrets” 1933, y cuentan que no fue sino la historia de sus últimos años junto  a Fairbanks: años de infidelidades por parte de su marido que la actriz le perdonó un sinfin de veces. Aunque es cierto que sus últimas películas fueron las mejores respecto a calidad, el cine en poco años había evolucionado mucho, el resultado fue el esperado y el público no asimiló que el tiempo pasaba también para la actriz, y no llegó nunca a identificarla en papeles más arriesgados.

Dejó de trabajar como actriz con 41 años, pero lo cierto es que no fue un hecho traumático ya que por estas fechas Pickford era una figura consagrada,rica y dueña de uno de los estudios más importantes del momento en los que, trás su retiro, trabajó activamente produciendo numerosas películas. Un tiempo después el genial Billy Wilder le ofreció la posibilidad de volver a la gran pantalla con “Sunsent Boulevard”, pero ella se negó.

El legado de Mary Pickford se ha conservado mejor que el de ninguna otra actriz de su generación, sobre todo gracias a que ella misma adquirió los derechos de autor de sus propias películas, las cuales finalmente fueron donadas a la Biblioteca Margaret Herrick de las Academias de las Artes y las Ciencias Cinematográficas.
En el año 1956 la Filmoteca de Francia planeó una retrospectiva de la actriz con más de 50 de sus peliculas, por lo que Mary viajó a París; poco tiempo después la actriz se encerró en el dormitorio de su hotel, en el que sólo permitía visitas contadas como la de sus amigas Lilian Gish o Frances Marion, que contemplaron horrorizadas el deterioro físico de la actriz, debido a su mala salud y al alcoholismo. A partir de entonces pocas veces se la vió en público , hasta que llegó el año 1976 en el que la Academia le entregó un Oscar Honorífico, y aunque la actriz se negó a asistir en persona, permitió que grabaran su intervención. Murió tres años después con 87 años.


6 comentarios

  1. Sergio

    Gracias. Es maravilloso conocer la vida de tan estupendas estrellas. Un beso desde Costa Rica.

    18 enero, 2012 en 14:36

    • Hola Sergio! Gracias a ti por participar en mi blog. Y muchos besos para Costa Rica

      18 enero, 2012 en 16:02

  2. Esta actriz sí que no me suena de nada.. Creo que es una de las más veteranas, por no decir la que más jeje. Antes, la gente estaba totalmente cerrada a sus ideales, sus gustos y sus pensamientos, y por eso era superdifícil encasillar en otros ámbitos a estas actrices. Y aunque dejó de trabajar muy joven, por lo menos le quedó la satisfacción de seguir trabajando haciendo multitud de películas y con sus derechos de autor, cosa que en pocas actrices se ha visto.

    (\ï/)
    (/l\)
    ¸.´¸.´¨) ¸.*¨)
    (¸.´ (¸.´ .´Besitos dorados para tí preciosa..que no te falten 😉

    18 enero, 2012 en 15:30

    • Hola doradita! Es cierto que en esa época encasillaban con mucha facilidad a las actrices, pero el caso de Mary es especial, ya que ella era una mujer con la cabeza muy bien puesta, y supo guardarse muy bien las espaldas. Pero mira tu lo que es la vida, que al final scumbió al alcohol, y pasó sus últimos años alcoholizada. Besos maravillosos para tí querida amiga.

      18 enero, 2012 en 16:05

  3. alberto jhovan martinez

    Solo para agradecer y mencionarle que me tiene facinado con estas historias y estas mujeres que fueron las pioneras del cine americano….. Mil Gracias a ya estoy ansioso para ver la proxima que aunque ya habia leido las biografias su manera pan atractiva como plasma estas biografias me tiene facinado… Un fuerte abrazo desde Mexico

    19 enero, 2012 en 04:22

  4. Hola Alberto! Es que en realidad las vidas de estas mujeres fueron impresionantes, y lo más importante es que casi todas tenían un pasado duro a sus espaldas, pero consiguieron remontar y convertirse casi en diosas ante los ojos del público. Gracias por todo y besos para todos los mexicanos.

    19 enero, 2012 en 08:43

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s