COTTON CLUB

  

Creo que, a estas alturas, casi todos sabeis la admiración que tiene una servidora hacia casi todas manifestaciones culturales y cinematográficas del siglo pasado, y obviamente no podía dejar de mencionar uno de los cabarets más notorios que aparecieran en los años 20.

Todo comienza en Harlem (Nueva York); a finales del siglo XIX, los promotores inmobiliarios construyen de manera incontrolada y a una velocidad tal, que unos años después surge la necesidad de vender o alquilar a cualquier precio. Es entonces cuando los afroamericanos, debido a su menguada economía, ven una posibilidad de vivir con algo más de dignidad, y toman posesión del barrio masivamente; a partir de este asentamiento,se genera, prácticamente aún en silencio, una cultura propia regada de ritmos negros.

En una atmósfera racista y de prohibiciones ,los afroamericanos logran evadirse mediante una vida nocturna creativa e intensa, pero por otra parte también peligrosa.

Curiosamente es una hombre de raza blanca llamado Owney Madden, el que decide abrir un cabaret en este popular barrio al que bautiza como “Cotton Club”; lo cierto es que al individuo en cuestión le precedía una fama de tipo duro, se le relacionaba con el crimen organizado y era promotor de espectáculos de boxeo, que no impidió ,sino que en cierta manera incrementó, su liderazgo en Manhattan: en aquellos años la ley del terror era la mejor baza que tenían algunos para controlar y manipular a su antojo.

Una vez abierto el local destaca por la peculiaridad de que todo el personal y los artistas son negros, y el público exclusivamente blanco. A este brutal ejemplo de racismo hay que añadir otro componente social de la época: la Ley seca; esta ley prohibe toda la venta y fabricación de bebidas alcohólicas, pero en las interminables noches de cabaret esta ley parece no tener cabida.

 

Los primeros clientes del Cotton Club, se encuentran con unas bailarinas semidenudas que bailan al compás de una música de fondo que se conocerá con el nombre de “jazz”; entre estas bailarinas destacó en numerosas ocasiones la mítica Josephine Baker, que llegaría incluso a triunfar en Europa, concretamente en París, unos años más tarde.

 

 

 

 

Los interminables bailes, las seductoras y provocativas bailarinas y por encima de todo un particular estilo de jazz que recibió el nombre de “Jazz Jungle”, fueron forjando una buenísima reputación al local, que se convertiría en centro de reunión para celebridades como Mae West, Irving Leving o hasta el mismisimo alcalde de Nueva York Jimmy Walker.

The Nicholas Brothers,Ella Fitgerald, Louis Amstrong, Nat King Cole o Billie Holliday son tan sólo una pequeña muestra de las grandes voces que por allí pasaron.

A mediados de la década ,el club estuvo cerrado por la venta ilegal de licor, pero las influencias de Madden lograron que abriera de nuevo las puertas y esta vez prácticamente sin vigilancia policial.

Los conciertos que daban en el club consiguieron su máxima popularidad, cuando la radio americana comenzó a emitirlos , en concreto la CBS, y los hizo llegar prácticamente a todos los hogares americanos.

El éxito imparable del club llegaría hasta Broadway donde se trasladaron para ampliar el negocio, y llegar al máximo público posible, pero ya a mediados de los años treinta comezó una lenta decadencia que terminó en cierre casi llegados los años cuarenta.

Casi cuarenta años después de su cierre, volvió a abrir sus puertas de nuevo en Harlem en el año 1978.

En el año 1984 Coppola rodó una película basada en el famoso club, que aunque con muchas pretensiones, no logró el éxito esperado; aunque personalmente debo decir que a mi no me disgustó en absoluto :disfruté de los decorados, de la ambientación, de la música y como no…de los maravillosos estilismos de la época. 


6 comentarios

  1. La pelicula a mi tambien me gusto bastante y me parecio que no fue recibida como merecia. Pero bueno, el cine es asi…

    Agradable recordatorio de un club mitico donde los haya. Digamos que todo un simbolo de una epoca…..Cuidate

    19 febrero, 2012 en 00:32

    • Hola Plared! Es que tal vez la publicitaron como una superproducción y eso fue lo que en cierta manera desengañó al público. A mi me parece una película correcta y estéticamente exquisita, además nada más por escuchar la musica vale la pena.Besos y abrazos

      19 febrero, 2012 en 21:06

  2. Me encanta esa película que supongo no logró el éxito que merecía en Estados Unidos por su esquema de musical atípico. Supongo que ese Madden debía ser el personaje interpretado por Bob Hoskins. También aparecía en uno de sus últimos papeles Fred Gwynne, el entrañable Herman Munster.
    Mi padre, muy aficionado al jazz, conservaba como oro en paño una grabación de Cab Calloway en el Cotton Club, un local en que los artistas negros tenían que entrar por la puerta trasera. Increible. Besos. Borgo.

    21 febrero, 2012 en 16:16

  3. Hola miquel! A mi también me gusta mucho sobre todo el contexto de la pelicula, y fijaté que Gere, que no es santo de mi devoción ,aquí logra interesarme; recuerdo que publicaste una vez una entrada donde mencionabas que tu padre había sido músico, y el jazz es un género musical , que aunque complejo, a mi también me gusta.El Cotton Club fue un exponente claro del racismo que existía en la América de aquellos años, pero por lo menos dió la oportunidad, a su manera, a muchos artistas de raza negra que con el paso de los años se convirtieron en verdaderos mitos. Besos y gracias por pasarte por aquí.

    21 febrero, 2012 en 17:50

  4. Pues yo no he visto esta peli Cris…pero estoy segura que si la veo me iba a gustar mucho porque ese ambiente de aquella época, el jazz…los escenarios…y demás me encanta 🙂 Fíjate qué casualidad…precisamente esta entrada le da un cierto aire a la que estoy ya terminando para esta noche…sobre todo por lo de la raza negra y blanca…

    Ains, que ya tenía ganas de venir a dejarte un besito Maravi…muakkk!

    1 marzo, 2012 en 17:24

    • Hola Doradita! Pues seguro que te gusta, porque la estética es de esas que tanto nos agradan, y la historia de amor es preciosa.El mítico Cotton Club llevado al cine, ¡no te la pierdas! Besos enormes querida amiga y gracias

      1 marzo, 2012 en 22:03

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s