PAULETTE GODDARD

Fue visionando de nuevo “Tiempos modernos” 1936, cuando me percaté de que no había incluido en mi blog la figura de esta actriz. Aunque su nombre ha quedado unido al de Charles Chaplin porque protagonizó junto a él dos de sus películas más alabadas ,y porque fue su mujer durante seis años, esta bellísima actriz fue algo más que la mujer de…., pues su trayectoria profesional trás la separación del actor contó con numerosos títulos interesantes, dignos de mención.

Durante su matrimonio con Chaplin fue objeto de numerosas especulaciones por parte de la prensa de sociedad, pues eran veintitantos los años que los separaban ,así que la tacharon de interesada más que de enamorada; aunque bajo mi punto de vista el interés de la unión fue mutuo: una lo hizo por triunfar en su carrera y el otro porque nunca pudo resistirse a las delicias de la piel tersa y  la carne jóven.

Pauline, así se llamaba antes de adoptar su nombre artístico, nació en Nueva York un 3 de Junio de 1910. Hija de padres separados, se crió prácticamente con su madre y la familia de ésta; precisamente fue un tio de la pequeña, el que decidió presentar a Paulette a diferentes pruebas como modelo publicitaria, tal era la belleza con la que contaba. Con tán sólo trece años, y adivinandose en ella una formas de mujer esplendorosas, ya debutó de la mano de “las Ziegfeld Folies”,revista musical que se ofrecía en Broadway con mucho éxito inspirada en el Folies Bergére de París, y en la que participaron figuras como Louise Brooks, Joan Blondell o Bárbara Stanwyck entre otras.

En esta fotografía la futura actriz era prácticamente una niña, tan sólo tenía trece años, lucía el cabello rubio y un rostro aún de rasgos muy aniñados; la fotografía pertenece a una de sus apariciones en “Ziegfeld Folies”.

Si fue precoz su vida profesional, tambien lo fue su vida privada, ya que con 16 años contrajo matrimonio con un rico empresario; el matrimonio se disolvió unos pocos años después, y fue entonces cuando la jóven decidió trasladarse a Hollywood para probar suerte en el cine.

Firmó un contrato con unos estudios que no hicieron sino explotarla y aprovecharse de su inocencia, pero por lo menos se introdujo en el mundo de la farándula donde pudo conocer al que sería su pigmalión Charles Chaplin.

Chaplin indignado por el trato hacia la jóven, la convenció para que terminara su relación con dichos estudios, y amablemente le ofreció una posibilidad que Paulette ,como jóven ambiciosa que era, no pudo desestimar: irse a vivir con él a su mansión de Beverly Hills.

Rodó con Chaplin “Tiempos Modernos”, y fue en este momento cuando comenzó la verdadera carrera cinematográfica de la actriz.

Ya con buenas críticas a sus espaldas gracias a este maravilloso film, pudo acceder a papeles más relevantes , como por ejemplo el que interpretara en la deliciosa comedia “Mujeres” de George Cukor junto a estrellas como Joan Crawford o Norma Shelley, o “Los alegres vividores” con actores como Douglas Fairbanks Jr. o Janet Gaynor.

Fue por esta época cuando se barajó el nombre de Paulette para interpretar a la inovidable Scarlata O’Hara, pero como todos sabemos finalmente no fue la elegida, eso sí, apareció junto al entonces su marido, aunque lo cierto es que la pareja estaba a punto de disolverse, en el elogiado film “El gran Dictador”.

Los lazos que le unian a Chaplin, nunca se supo con certeza si se habían o no casado, se rompieron al finalizar el rodaje de la película; pero lo cierto es que los años que vivió junto a este gran actor, aparte de hacerla popular, le sirvieron para aprender del gran talento de su pigmalión, y tan sólo un año después de su separación logró una nominación a los Oscars como mejor actriz secundaria, por el papel desempeñado en “Sangre en Filipinas” y en la que formó un trio maravilloso junto a Claudette Colbert y la enigmática Verónica Lake.

Comenzó entonces para Paulette una carrera plagada de buenos títulos como fue el caso de “La Bribona”, “Diario de una camarera” en la que fue dirigida por Renoir, “Un marido ideal” , “Los inconquistables” bajo la dirección de Cécil B. de Mille y en la que compartió titulos de crédito con Gary Cooper, o la fabulosa comedia “Una encuesta llamada milagro” en la que los compañeros de reparto fueron estrellas como James Stewart o Henry Fonda.

Los años cuarenta fueron los más productivos para la carrera de esta actriz, aunque las películas por las que siempre será recordada fueron las que protagonizó con Chaplin. A partir de los cincuenta su carrera sufrió un parón también debido en parte a que volvió a contraer matrimonio con el escritor alemán Erich Maria Remarque conocido principalmente por narrar en sus escritos los horrores acaecidos durante la I guerra mundial, y en los que se inspiró para escribir su novela más elogiada “Sin novedad en el frente”. Aunque Paulette no tuvo descendencia, decidió ir abandonando poco a poco la vida pública, para dedicarse por completo a su marido, aunque participó en alguna que otra producción como un remaque que se hizo de “Mujeres”, y en el que desempeñó otro personaje diferente al que diera vida en la original, o un thriller bastante estimable protagonizado junto a Edward G. Robinson  y que llevó por título “Investigación criminal”.

La muerte de su marido se produjo en los años setenta, y la actriz pasó a convertirse en multimillonaria gracias a la sustanciosa herencia de su marido: casas por los rincones  más hermosos de Europa, una colección de arte magnífica y una cuenta corriente casi incalculable debido a su elevada cifra.

Al no tener descendencia a la muerte de Paulette que acaeció un 23 de Abril de 1990, gran parte de su herencia fue a parar, por deseo propio de la actriz, a la Universidad de Nueva York.

Fue una gran estrella que brilló más que nunca en el firmamento de Hollywood durante el espacio de tiempo que compartió con Chaplin: quizás las dos películas que protagonizó junto a él sean las más imperecederas; pero más tarde pudo demostrar su gran versatilidad encarnando personajes de diferente índole y siempre con una elegancia y una acusada personalidad que siempre la caracterizó y la diferenció de tantas otras. 

6 comentarios

  1. Atticus

    Imprescindible SQS ,siempre me parecio una bellisima mujer.Para mi es la unica que he visto en pantalla que estando sucia y vestida con arapos,estaba guapisima.
    En “Tiempos modernos” esta deliciosa,No he visto la que comentas “Sangre en Phillipinas” aunque si la conozco y me interesa verla.
    Bello post como siempre guapa.
    Un beso

    3 abril, 2012 en 23:38

    • Hola Aticus! La verdad es que tenía una carita ideal: no me extraña que Chaplin se enamorara de ella. Además protagonizó varias películas inolvidables. Me encanta Chaplin y soy una fan incondicional de sus adorables apariciones como Charlot. Gracias por tu comentario. Espero que descanses en estos dias ; yo me voy a poner las botas viendo cine tan propio de estas fechas. Un beso y abrazos

      6 abril, 2012 en 07:22

  2. Hola Maravi! pues tampoco conocía a esta actriz, ni sabía que había sido por unos años la esposa de Chaplin. Por lo que cuentas, creo queu este matrimonio (o mejor dicho..pareja) se consolidó solo en lo profesional…más bien respecto a ella. Estar al lado de Charles le sirvió para crecer en su carrera y para aprender de él también. Es muy guapa también esta chica…¿Sabes? tengo en borradores alguna entrada que tengo casi casi terminada pendiente de rematar sobre Charles Chaplin. ¿Recuerdas aquella película de “El Chico”? aquel pequeño que conocío bailando? pues tengo una entrada sobre él..que pronto publicaré 🙂
    Gracias por enseñarnos tantas cositas sobre el cine…lo que voy a aprender de tí! un beso preciosa!

    10 abril, 2012 en 15:23

    • Hola Doradita! Fue esposa de Chaplin, y gracias a ello logró alcanzar la fama; pero como siempre digo…si no hay calidad no tienes nada que hacer, y esta hermosísima actriz tenía clase, estilo y mucho talento…quizás por eso a Chaplin, aparte de por su cara bonita , le llamó la atención; los genios no comparten su vida con cualquiera. Besos maravillosos para ti querida amiga

      11 abril, 2012 en 16:56

  3. Una de las mas bellas y ademas, belleza serena, de esas que no resultan chillonas ni estridentes. Una gran actriz a la que siempre se la recordara por su papeles con el inolvidable charlot. Como siempre tu rescate de estrellas olvidadas en el tiempo, simplemente genial

    11 abril, 2012 en 01:55

    • Hola Plared! Siempre será recordada por las películas que protagonizó con Charlot: de hecho ambas son parte importante de la historia del cine y dejaron una gran huella por su originalidad y su gran calidad. Paulette fue una mujer muy bonita, de belleza natural y sencilla, de esas que sin apenas maquillaje deslumbran…y con eso está todo dicho.Muchas gracias Plared por tu visita, es todo un placer que te pases por mi blog. Besos

      11 abril, 2012 en 17:02

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s