VIRGINIA MAYO

Sin ninguna duda el físico de Virginia fue envidiable : siempre destacaron entre la multitud de bellas actrices de la época, esos ojos verdes, felinos y resplandecientes que iluminaban su rostro, aunque hubiera malas lenguas que aseguraran que la actriz padecía un ligero estrabismo; pero lo que siempre me cautivó de esta actriz más allá de su físico casi perfecto ,fueron su gran desparpajo y por encima de todo una simpatía natural que traspasaba las pantallas. Siempre relacioné su rostro con películas de piratas ,de esas que tanto se estilaban en aquellos tiempos; pero repasando su filmografia me encontré con la sorpresa de que su estupendo curriculum contaba con títulos en los que también pudo demostrar su capacidad para cualquier tipo de género. Sin duda como tantas otras de aquella maravillosa época, Virginia  contó con algo más que con un físico agraciado, y aunque hoy en día se la recuerda sobre todo como una actriz que adornaba y aportaba su encantadora presencia a las películas de aventuras, la verdad es que siempre estuvo a la altura de los proyectos que le ofrecieron, ya fuera en western, drama o comedia.

Virginia nació en  Misuri en Noviembre del año 1920. Siendo tan sólo una niña ya manifestó su inclinación hacia el mundo artístico y se matriculó en una escuela de danza de la que era propietaria su tia.Con 17 años  realizó algunas giras como intérprete con la Opera de St. Louis, gracias a las cuales logró captar la atención de un agente de la Metro, que le ofreció la posibilidad de viajar a la Meca del cine, para realizar unas pruebas de filmación.

Su inicio en el cine no fue de ninguna manera satisfactorio ya que después de realizar algunas pruebas, los directivos de la Metro consideraron a Virginia no apta  para la carrera de actriz; aún así su resplandeciente anatomía no dejó indiferente al todopoderoso Goldwyn, que decidió incluirla en nómina por si en un futuro alguien demandaba a una jóven de sus características físicas ,aunque tan sólo fuera para decorar algún que otro film.

Su debut se produjo en una modesta película llamada “Follies Girls”, para seguidamente aparecer con un pequeño papel en la película “Jack London”, en la que conocería al que sería el gran amor de su vida Michel O’Shea. 

Aunque sus papeles siguieron siendo casi inapreciables, siempre destacó entre los figurantes gracias a su atractivo físico, y por esta causa Goldwyn decidió encomendarle un papel algo más notorio en la película “La princesa y el pirata”, protagonizada junto al cómico Bob Hope; ciertamente la película obtuvo un gran éxito entre el público, gracias sobre todo a la simpatía que despertaba el eterno cómico,  y Virginia se vió de repente inmersa en la vorágine del estrellato.

Trás este gran éxito , Goldwyn decidió emparejarla con Danny Kaye en “Un hombre fenómeno”; con este polifacético cómico compartiría varias películas,curiosamente las más alabadas de este actor, entre las que se encontraban títulos como “El lechero” ,”Nace una canción”, o la fantástica comedia romántica “La vida secreta de Walter Mitty”.

Durante la filmación de las películas anteriormente citadas, la actriz es requerida para protagonizar un pequeño papel en el melodrama “Los mejores años de nuestra vida” una laureada cinta en la que bajo la firma de William Wyler, y compartiendo reparto con actores como Dana Andrews o Mirna Loy demostró su gran capacidad de adaptación para cualquier tipo de género.

En el fabuloso drama carcelario “Al rojo vivo” aparece magnífica junto a James  Gagney, desempeñando el papel de esposa maltratada y temerosa de su propio marido, dirigida esta vez por Raoul Walsh, director que contaría con la actriz en diversas ocasiones, como por ejemplo en “Juntos hasta la muerte”, versión de una película rodada anteriormente por actores tan míticos como Bogart o Ida Lupino.

Algo más tarde aparece de nuevo en un estimable film de cine negro llamado “Luz Roja”, en el que comparte créditos con el actor George Raft, y donde desempeña el papel de mujer fatal de manera aceptable.

A principios de los años 50, es un musical llamado “The West Point Story”, el que la une de nuevo al fabuloso James Gagney.

La década de los cincuenta nos la muestra de nuevo aventurera en la película “El halcón y la flecha”, junto a un apolíneo y acrobático Burt Lancaster.

Walsh la vuelve a dirigir  en dos peliculas consecutivas, primero la sitúa junto al mítico Kirk Douglas en un estupendo western que llevó por título “Camino de la horca”, y seguidamente la reclama para aparecer ataviada con ropajes medievales, en un clásico de aventuras llamado “El hidalgo de los mares”, junto al inolvidable Gregory Peck.

Lo cierto es que Virginia compartió cartel con los más aclamados galanes de la época, como en el caso de Alan Ladd con el que protagonizó dos títulos “La novia de acero” o “Grandes Horizontes”, y entre el rodaje de ambas pudo aparecer de nuevo maravillosa junto a Rex Harrison y George Sanders en otra de aventuras llamada “El talismán”.

Como le ocurrió a tantas otras actrices de su generación, la década de los años cincuenta en la que los estudios y su sistema de estrellas estaban en su máximo apogeo, Virginia trabajó en innumerables títulos; la decadencia de este tipo de sistema a finales de los cincuenta y principios de los sesenta, amén de los años que iban haciendo mella en el físico de Virginia , hicieron que la actriz fuera cada vez menos requerida. De todas maneras, a partir de los sesenta, Virginia apareció en alguna que otra producción, eso sí las escogía con lupa ,pues la actriz acostumbrada a ser alabada por su belleza, no quería mostrar de ninguna manera el inexorable paso del tiempo en su físico.

Virginia fue una actriz de esas que quedan grabadas en la memoria cinéfila como una de las más bellas luciendo trajes de época; una actriz bella ,pero para mi también  entrañable, pues me trae recuerdos de mi niñez, cuando los sábados por la tarde nos ofrecían estas maravillosas películas trepidantes de aventuras, que nos hacían soñar con países lejanos , héroes, y nobles damas que enamoraban con su belleza al más aguerrido y fiero corsario que poblara los mares.

Es tan cruel a veces el paso del tiempo, que prefiero terminar esta entrada con una foto de Virginia cuando se encontraba en la plenitud de su belleza: seguro que ella lo hubiese preferido así.

Virginia murió a los 84 años de edad en la ciudad de Los Angeles

9 comentarios

  1. Tremenda, guapa, guapa, guapa!!!
    En Colorado Territory (Juntos hasta la muerte) se rompe de bella.
    Grande Virginia.

    30 abril, 2012 en 20:51

  2. Hola Manuel Era una mujer ideal; lo tenía prácticamente todo: un cuerpo de proporciones casi exactas, y un rostro divino. En El talismán tambien aparece deslumbrante, y en El halcon y la flecha, que es una de mis prferidas de aventuras, también. ¡Saludos!

    1 mayo, 2012 en 08:07

    • El Halcón y la Flecha es mítica, una obra maestra. Me encanta Burt Lancaster en esos papeles. Lo dicho, guapa, guapa!!!!
      Gran entrada.

      1 mayo, 2012 en 08:26

  3. Pues sí que es verdad Maravi, que era todo un bellezón. A pesar de estas imágenes captadas en blanco y negro, debió tener unos ojos preciosos…a la vista está en la primera imagen. Sí que es una pena, que el tiempo deje huella en el físico y más aún cuando ha sido el aliciente principal en su carrera.
    Como siempre, una entrada estupenda y muy bien documentada 😉
    Un besito de oro preciosa..muakkk!

    2 mayo, 2012 en 11:39

  4. noeliine

    linda.
    acabo de encontrar esta pagina y me encanta felicitaciones,ya se de algunas actrices y aca voy conociendo nuevos rostros éxitos.
    Una pequeña sugerencia podrías poner en orden alfabético los nombres de las actrices.

    6 mayo, 2012 en 21:59

  5. Susan Lenox

    Por qué no ha salido mi comentario ??????????
    Virginia Mayo, más que guapa me parece atractiva, no he visto pelis suyas, sólo la recuerdo con Gregory Peck y con Sanders, quizá en Luz Roja, tenía algo como de cabaretera 0 me lo parece a mi, en plan tía buena, pero como actriz no puedo juzgarla porque sencillamente no me acuerdo de esta mujer. Besazos maravillosos.

    11 mayo, 2012 en 17:48

    • Totalmente de acuerdo: a mi también me parece más mona que otra cosa, pero tenía un especial encanto con esa mirada algo estrábica que le daba un aire como de estar permanentemente feliz :D. Yo he visto bastante de su carrera porque en una época de mi vida me gustaban mucho las de aventuras y Virginia estaba en casi todas. Muchos besos para ti querida Susan, siempre es un placer tenerte por aquí.

      11 mayo, 2012 en 20:33

  6. Mezcla de sensualidad y candidez. Realmente una belleza intemporal. Su mejor pelicula, los mejores años de nuestra vida, ahí esta sencillamente genial. Aunque en realida fue una de las caras mas conocidas de su epoca, hoy en dia no es demasiado recordada. Misterios de esto del cine

    13 mayo, 2012 en 05:43

  7. ferdinand

    Si, desde luego fue una rubia llamativa con una especial luminosidad para los films en color de los años 40 y 50, si bien sirvió más como estrella decorativa que como actriz consumada, pero tenía belleza, no excesiva, y simpatía a raudales. He visto casi todas sus pelïcuas, y destaca la genial “El halcón y la flecha” , una aventura trepidante que deja buen sabor y que ha resistido el paso del tiempo, lo que no puede decirse respecto de las comedias que hizo con Danny Kaye, pasadas un poco de moda,dejando a salvo algunas escenas cómicas y, por su puesto, su espléndida presencia.
    De todos modos yo y seguro que otros muchos cinéfilos la recordamos con nostalgia.

    12 julio, 2012 en 23:52

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s