LA FEMME FATAL

 

“Usted tiene ojos de mujer fatal”… llevaba por título la famosa obra escrita por el dramaturgo Enrique Javier Poncela, estrenada allá por los años treinta.

 Y es que la mujer fatal ha existido en todas las épocas de la historia de la humanidad, pero cierto es que fue el cine el que la popularizó mundialmente.

 Si nos trasladamos a tiempos remotos ya podemos encontrar numerosos casos de mujeres fatales: mujeres perversas, caprichosas, pero fascinantes y sobrecogedoramente atractivas.

 Es el caso de la bella pero retorcida Salomé, que despechada por los rechazos de Juan Bautista, pide que le corten la cabeza, la cual le será entregada en una bandeja de plata.

 “Salomé”, fue interpretada en el cine por varias actrices, pero todas ellas con un currículum repleto de papeles de mujer fatal. La pelirroja más famosa de la historia del cine, la preciosa Rita, que tras interpretar “Gilda”, o “La Dama de Shanghai”, cubrió su esbelto cuerpo con velos transparentes, vaporosos e incitantes para dar vida a tan famosa princesa.

 

 

 Para la femme fatal el sexo es su mejor baza…pero no lo muestra explicitamente . Al principio solamente lo insinúa: andares de felina, miradas insinuantes de los más exquisitos placeres, y elogios hacia el varón que ha escogido como víctima.

Una vez que la presa cae en sus redes comienza el verdadero placer, el placer sexual que es lo que sabe que demanda el hombre, y con él la posesión absoluta de su voluntad .

La mujer fatal no tiene porque ser dueña de una belleza deslumbrante, pero si debe ser muy femenina, y ante todo inteligente y muy…muy ambiciosa.

El cine negro americano fue el que mejor supo plasmar la esencia de la femme fatal.

Para muestra tenemos a una esplendorosa Bárbara Stanwyck en “Perdición”. 

 Su víctima un hombre bueno, honrado…un hombre que poco a poco se ve atrapado, oprimido por los maquiavélicos planes de una ambiciosa mujer. Él está enamorado, por lo que no ve con claridad a lo que se enfrenta. Lo peor es la envoltura del diablo, que es “endiabladamente” atractiva, y  él cede…cede a sus deseos, sin imaginar siquiera el grado de perversión que encontrará al final de tan degradante aventura pasional.

 Bárbara demuestra que no es necesario un físico fuera de lo común para poseer al varón elegido; mucha sensualidad, un buen descenso de escalera, me refiero a la estupenda secuencia de la película en la que tan solo se muestran los pies de Stanwyck bajando las escaleras con zapatos de tacón y tobillo adornado con pulsera, y para rematar la cuestión lo más importante: carecer de escrúpulos. 

 

 

Otra femme fatal, esta vez real, cuya vida ha sido llevada a la pantalla en numerosas ocasiones fue Mata-Hari.

Lo que siempre me ha parecido curioso es como una mujer que seguramente no podría pasar desapercibida debido a su gran hermosura, pudo ejercer de espía, pero esa…. es otra cuestión.

Cuentan las crónicas, que era igual de hermosa que amoral e insensible, y que tras ella dejó cientos de corazones destrozados con tal de conseguir sus propósitos. Propósitos que no eran otros que los de  poseer una sustanciosa fortuna, y rodearse de los más ostentosos lujos, deseos éstos muy propios de cualquier femme fatal que se precie de serlo.

Greta Garbo personificó a la exótica bailarina en el cine, y nadie mejor que ella para darle vida: rostro de rasgos divinos y mirada turbadora, junto a una personalidad fascinante y… ¡eh voilà ! : la dominación está servida.

 

 

En “The Killers”, Ava Gardner encarna el personaje de Kitty Collins; Kitty es la reina absoluta del hampa, y  objeto de admiración en todas las fiestas de la mafia. Ava Gardner, Kitty, sentada al piano, enfundada en un vestido negro de satén, hombros al descubierto y cantando con voz grave, susurrante….sensual, y un rostro de belleza extraordinaria ¿Quién no se hubiese rendido ante semejantes encantos? Burt Lancaster, “El Sueco” en la película, lo hizo y como cualquier mortal sucumbió a las artimañas de la mujer fatal que, valga la redundancia, fue su mayor fatalidad.

 

 

 Kathleen Turner, en “Fuego en el cuerpo”, demostró que las vampiresas seguían existiendo después de tantos años de olvido por parte del séptimo arte.

Con esta película volvió también una pizca del buen cine negro de antaño: ambientación adecuada, luces y sombras inquietantes, intriga, y una oportuna dosis de erotismo la que nos regaló la sensual Turner.

Aquí, debido a la época, el sexo es más evidente, se dejan las sutilezas a un lado, y se nos muestra la pasión sin recato, pero la finalidad es la misma: el juego de una tentadora y sensual mujer que lleva a la perdición al ingenuo de turno.

 

Terminaré este post haciendo alusión a una femme fatal de nacionalidad española: Carmen.

En la película de Vicente Aranda, es Paz Vega la que encarna a esta deseable mujer.

De carácter libre, desparpajo a raudales, y belleza subyugante, Carmen es imposible de domar por nadie.

No me gustó especialmente esta adaptación de Carmen para el cine, principalmente porque se pierde la esencia de la verdadera mujer fatal con tanto desnudo gratuito, pero el espíritu de la verdadera Carmen, aquella a la que no le hace falta enseñar los pechos continuamente para atraer al hombre, sobrevuela sutilmente por el film, por eso y porque es nuestra  particular femme fatal he decidido incluirla en este pequeño “homenaje” a las mujeres más traicioneras, maquiavélicas y deseables del cine.

 

 

Así que ya sabéis, si encontráis en vuestra persona alguna de las características mencionadas con anterioridad, ¡ojo! qué ejercer de femme fatal siempre acaba pasando factura, porque una cosa es ser coqueta o presumida, y otra ser mala como la tiña.


De ello puede dar buena cuenta el pobre Sansón.



 

3 comentarios

  1. La gran Ava en forajidos, esos guantes negros, ese vestido encorsetados en fin…La plasmacion de la femme fatal por excelencia. Cuidate

    24 mayo, 2013 en 00:47

    • Hola Plared! Yo también me quedo con Ava como femme fatal en “THe Killers”, aunque también entra en mi lista de mujeres fatales preferidas la gran Stanwyck. Un besazo y gracias por tu visita

      25 mayo, 2013 en 07:41

  2. Pingback: La mujer fatal y otras chicas malas | 2046 Imágenes en Movimiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s