No sé a vosotros, pero a mi cuando llegan estas fechas estivales, me encanta disfrutar de películas que me introduzcan en ambientes veraniegos.


En el cine, los films que mejor han mostrado los calores sofocantes de esta estación del año, sin duda han sido los dramas sureños.


Calor húmedo que traspasa la ropa, que invade la piel  …noches interminables….abrasadoras…, cielo plagado de estrellas, y la luna iluminando paisajes áridos, secos, que esperan ansiosos el otoño y las lluvias.


Y el deseo que aflora ante la tentación de la carne desnuda, impregnada de sudor…. sugestiva


“El largo y cálido verano”, es el título de una de las tantas películas en las que podemos gozar del caluroso verano, y de paso de la atractiva imagen de Paul Newman.


Su personaje en esta película es complicado. Un muchacho atractivo, buscavidas, materialista, y para más inri, precedido por una nefasta fama de pirómano.Él se adentra en la profundidad del Sur, donde supone encontrará una segunda oportunidad.


El inmenso bochorno de este lugar, se convierte entonces en un perfecto pretexto para mostrarnos a un Newman sudoroso, medio desnudo, mostrando su apolíneo cuerpo…y esos ojos destacando entre tanto ardor…

 

En “La gata sobre el tejado de Zinc”, el calor vuelve a obsequiarnos imágenes inolvidables, de, tal vez, las criaturas más hermosas que pasaran por el cine.


Liz Taylor ante su marido implorando amor…., demandando atención de la estatua griega que es Newman, rodeados de un calor sofocante…ella desvistiéndose ante sus ojos, y él como si viera pasar un tren …ese clima mórbido propio de los calores del Sur, ese cuerpo sugerente, no hace efecto en el traumatizado varón.

 

 


En “Baby Doll”, la acción transcurre en las abrasadoras tierras de Mississippi. Tierras de calor húmedo, que contagian desidia… letargo.


Carrol Baker, se muestra pecaminosa…sensual, presa de una atmósfera viciada de la que le gustaría escapar..


Su cuerpo descubierto, desprovisto de ropajes provoca codicia…ganas de posesión por todo el que lo contempla. Ella, provocadora, descansa en una cuna, con el pulgar en la boca y cubriendo su cuerpo con un camisón niveo…que deja traslucir su perfecta y joven anatomía.



“Dulce pájaro de juventud”, nos traslada a los días de verano que transcurren en Palm Beach, de la mano de una historia repleta de hipocresías, olvidos, fracasos….


Newman, de nuevo él, como gigoló, como actor fracasado,  no tiene precio. Insensible a la tristeza de su acompañante alcoholizada, actriz madura olvidada por el star system ….. y es que parece ser que el asfixiante calor provoca, aparte de sudoración en la piel, brotes de crueldad incontrolables; pero por esa escena en la que Newman salta del trampolín, se le perdona todo.







Un título algo más actual, y que me gusta revisar en estas sofocantes jornadas es “Fuego en el cuerpo”.


Tórridas pasiones desatadas en el contexto caluroso de Florida. 


Kathleen Turner puro fuego, erotismo..sensualidad a flor de piel….esa camisa pegada al cuerpo debido al sudor, insinuando formas, incitando al pecado..

 

fuego


En fin..esto es solo una ínfima muestra de las películas que me gusta revisar en esta soleada y calurosa estación del año.


Si me podéis aconsejar alguna os lo agradecería mucho.


Aquí os dejo unas bonitas imágenes veraniegas, y me despido hasta Septiembre, esperando que me recibáis con el mismo cariño que he sentido hasta ahora. 


¡ Qué paséis un buen y refrescante verano!










Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s