DÍAS DE VINO Y ROSAS

A lo largo de la historia del cine, pocas son las películas que han retratado el infierno del alcoholismo de manera seria y rigurosa, sin caer en el tópico de estigmatizar al protagonista de la adicción, como el típico borrachín, desaliñado o maleante, que bebe más por vicio que por enfermedad.

Una de las primeras veces que el cine me enfrentó cara a cara con esta cruel realidad de la vida, fue mediante la película “Mañana lloraré”, y de la mano de la fabulosa actriz Susan Hayward.

Susan encarnó el personaje de una actriz llamada Lillian Roth que se vio abocada al alcoholismo, al no poder superar la muerte del que iba a ser su futuro marido.

Y es que la fortaleza o la debilidad de cada persona no debe ser motivo de controversia. Cada uno afronta sus desdichas de una u otra manera. Nadie sabemos lo que nos deparará el futuro, por lo que tampoco podemos adivinar como afrontaremos las posibles fatalidades que con él vengan.

En “La angustia de vivir”, es un actor de teatro, interpretado magistralmente por Bing Crosby, el que se ve atrapado en el pozo sin fondo que es el alcoholismo.

Grace Kelly, Bing Crosby y William Holden, nos sumergen en un mundo de culpabilidades, traiciones e inseguridades, pero también en un mundo en el que el amor incondicional de una esposa, personaje por el que Grace Kelly logró el Oscar, será el único salvavidas de un hombre devorado por el sentimiento de culpabilidad debido a la muerte de su hijo.

Sin embargo fue el maestro Wilder, el que, según mi punto de vista, retrató el fracaso, la frustración  y la soledad mejor que ningún otro en “Días sin huella”.

Ray Milland soberbio, encarna a un escritor fracasado que temeroso de enfrentarse a su propia realidad, se deja llevar por los efluvios del alcohol.

Quizá es el alcohólico con el que más personas pudieran identificarse. Ese que parece tenerlo todo, esa persona normal, que vive en una casa “normal de un barrio normal, y que no parece tener problemas. Pero lo cierto es que su mayor problema es él mismo.

En el transcurso de la película comprobamos la autodestrucción del personaje, que será capaz de traicionar a la única mujer que se preocupa por él, a implorar y mendigar con tal de sentir el quemazón del alcohol en sus venas, y de sufrir en sus propias carnes la agonía del “delirium tremens”

Así que Wilder muestra sin tapujos, sencilla y claramente, lo terrible de la enfermedad.

En su día Wilder confesó que la industria del alcohol, al enterarse de que se había rodado una película sobre este tema tan peliagudo, quiso parar su distribución, llegando a ofrecer una importante cantidad de dinero. Sin embargo Wilder se las ingenió de manera que la película fuera proyectada en unas contadas salas de cine. El resultado fueron cuatro Oscars.

Hablar de “Días de vino y rosas”, es hablar, junto con “Días sin huella”, de uno de lo mejores dramas jamás filmados sobre el alcoholismo.

Él es lo que habitualmente se conoce por bebedor social, ese que debido a su trabajo, se ve casi predispuesto a caer en ese infierno.

Ella una mujer corriente, pero parece ser que su genética tiene una cierta tendencia a las adicciones.

Las interpretaciones de Lee Remick y Jack Lemmon son gloriosas. No parece que interpreten, parece que hayan sentido en sus vidas la devastación del alcohol, la degradación… la locura.

Cualquier relación a tres bandas es peligrosa, y aquí el tercer componente en cuestión es la botella.

Me gustaría también recordar junto a vosotros “Leaving Las Vegas”, que aunque me parece demoledora, triste y desoladora, es tan real como la vida misma.

Un hombre rendido ante su existencia, ante la soledad..un hombre dispuesto a dejarse morir.

Añoro a ese Nicolas Cage sublime de “Leaving Las Vegas”, por cuya interpretación logró un Oscar.

Siempre hay un alma más solitaria que uno mismo, y a veces, no siempre, surge un ángel dispuesto a tenderte una mano.

2 comentarios

  1. Estupenda reseña donde haces un recorrido exhastivo sobre una filmografia de primer orden. Enhorabuena, amiga mia

    9 marzo, 2015 en 11:23

    • Hola Juan CARLOS!!! Qué sorpresa verte por este blog (lo digo porque sueles entrar al de Divas del cine jajajjaa es que soy tan acaparadora que tengo dos blogs. Sea como fuere muchísimas gracias por tu visita y un besazo

      17 marzo, 2015 en 18:11

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s